Opción YO

Un mito Bariátrico:

Categoría: Mi YO Saludable

“Después de la cirugía bariátrica más nunca sentiré hambre”

Un mito Bariátrico:

El hambre es un instinto, que nos impulsa a cubrir una necesidad fisiológica: la ingesta de alimentos. 

Es decir, necesitamos comer para tener energía, tanto para realizar acciones básicas como respirar y movernos, así como todos los procesos inconscientes o no que nuestro organismo lleva a cabo de manera cotidiana.

Es por esto que hay que diferenciarla del apetito pues este implica el deseo de comer por placer y en el intervienen factores como olores, sabores, aspecto y presentación de alimentos o ciertas costumbres alimentarias y EMOCIONES que estimulan la mente para saciar una necesidad.


Una vez que te realizan una cirugía bariátrica, vivirás un proceso de adaptación donde con muy pequeñas cantidades te sentirás satisfecho…


¿Y por qué? En el fondo y el cuerpo del estómago se produce una hormona llamada Ghrelina la cual estimula el apetito, actuando a nivel hipotalámico, por lo tanto, está involucrada en el control del balance energético y del peso corporal. 

Pero, la mayoría de los pacientes se asustan los primeros días de operados pues sienten el deseo de comer y esto es absolutamente normal, pues estás acostumbrado a consumir los platos de tu preferencia,  preparados a sus gustos, en la cantidad y a la hora que quieren y de repente 24 horas posterior a su cirugía les iniciamos la vía oral con “Tan solo 1 onza (30cc) de agua por hora” lo que francamente es extremadamente muy poco… y lo más duro es que con frecuencia esa cantidad no la toleran, o les produce incómodos gases y en algunos casos hasta desagradables sensaciones… 

Culturalmente es un shock… hasta que se van acostumbrando y se percatan “que están full, ya no les cabe más, ya no pueden ingerir ni tan solo un poquito más, se tienen que detener pues sino lo rechazarán, es decir, lo podrían vomitar” …
Tiempo después y ya en otras etapas de alimentación postbariátrica al tener más desgaste físico, pues ya se han incorporado a sus rutinas diarias e incluso incorporado la práctica de alguna actividad deportiva o recreacional también vuelve aquel temor de ¿No se supone que no tendría hambre? Y es aquí donde te recomiendo detenerte y poner en práctica lo que llamamos una ingesta consciente…  preguntarte:

 ¿Es en realidad hambre?, ¿mi organismo necesita este alimento? o mas bien… ¿estoy ansioso, preocupado, acelerado o simplemente tengo un antojo?

Si tengo más actividades es normal que necesite una ingesta calórica mayor… el detalle está en que este sea provisto por una comida balanceada, sana, con porciones y preparaciones adecuadas para ti, y sobre todo para la fase postquirúrgica en la cual te encuentres…

Mantenerte de la mano con tu nutrólogo y/o nutricionista para la incorporación de los diferentes alimentos, así como el incremento de tus porciones es muy importante, también con tu psicólogo o terapeuta pues de ahora en adelante debes establecer una relación con tu alimentación, pero esta vez de manera sana. Lo que significan grandes modificaciones conductuales.

Eliminemos viejos paradigmas, el objetivo de comer no es alegrarnos, animarnos, sacarnos de tristeza, melancolías, ni depresiones… es simplemente proveernos de energía y nutrientes necesarios, pero al ser un acto sumamente sensorial lo asociamos a emociones y es aquí donde debemos trabajarnos…

5 tips que debes empezar a practicar si consideras la ruta Bariátrica:

1.- De la cantidad indicada consume solo lo tolerado, si le queda en el plato y no le cabe, guárdelo y cómalo más tarde…
2. Come despacio, disfruta cada bocado, mastica muy bien, tómate tu tiempo (media hora), en un ambiente, cómodo y agradable…
3.- No comas y tomes a la vez. Lo mejor es un ratico antes o un buen rato después (de la menos 15 a 20 minutos) y por favor evita el uso de pitillos.
4.-Has de tu comida un acto consciente por lo tanto está presente y atento durante la misma, evita estar viendo Tv, usando la computadora o nuestro “GEMELO” el celular… durante tus comidas.
5.-Come en platos pequeños así visualmente te vas acostumbrando a tus nuevas porciones.

Y recuerda cada persona evita a su propio ritmo, lo importante es mantenerte de la mano de tus especialistas y ante cualquier duda comunícate con tu equipo, no es molestia estamos para ayudarte!!!


Súmate HOY a las miles de personas que como tú, han decidido transformar sus vidas.
Es tiempo de decir YO.

Si estás pensando en hacerte daño a ti mismo o a otras personas, o si sientes que estás pasando por una emergencia no utilices este web site. Comunícate inmediatamente con los servicios de emergencia de tu localidad.

x