¿Cuáles son los beneficios del apoyo psicológico para pacientes con patologías laborales crónicas?

Enfrentar una enfermedad crónica es un reto en muchos aspectos, no sólo físico, sino también emocional, y es crucial cuidar las emociones para poder librar la lucha que significa caminar hacia la sanación. La familia de las personas con enfermedades crónicas también necesitan apoyo profesional, deben estar fuertes para, a su vez, servir de sostén. Unidos hacia la batalla y hacia el consuelo.

offline

¿Cuál es el rol del psicólogo ante pacientes con patologías laborales crónicas?

En el marco del abordaje de pacientes con patologías laborales crónicas suele ser  común la dificultad de adherencia al tratamiento médico, dada la misma  resistencia del paciente a la aceptación de esta nueva realidad y así mismo, los  cambios que esto conllevará en la cotidianidad de su vida. 

En este contexto, la  intervención psicológica toma un papel importante en el acompañamiento y  orientación de los pacientes para el trasegar de este proceso y poder contribuir  desde el cuidado de la salud mental en la efectividad de los procedimientos  médicos y brindar orientaciones enfocadas al mejoramiento de la calidad de la  calidad de vida de los pacientes. Entonces, ¿hacia dónde se debe enfocar la  intervención del psicólogo para la consecución de estos objetivos?

El rol del psicólogo tiene un carácter dinámico, cuyo objetivo es acompañar al  paciente desde el momento que se inicia el tratamiento médico, hasta el momento  que finaliza el mismo, estableciendo recomendaciones para el mantenimiento de  cambios y el fortalecimiento de estrategias; en este sentido, su papel es dar  contención emocional y orientar a cada paciente en la identificación de su  dificultad y asesorar a este en la construcción de herramientas que permitan el  afrontamiento y la elaboración. 

En este sentido, es importante entender que las  patologías crónicas son enfermedades a largo plazo, y en particular las de tipo  laboral suelen estar acompañadas de dolor y/o limitación funcional:  “Las enfermedades crónicas son enfermedades de larga duración y por lo general  de progresión lenta” (OMS), lo cual conlleva necesariamente cambios en el estilo  de vida de las personas que las padecen y así mismo en su círculo familiar más cercano. 

De acuerdo a lo anterior, el primer paso del paciente está en la  asimilación de esta nueva realidad y el del psicólogo, permitir espacios de expresión, abordar situaciones de crisis y orientar a la identificación de recursos  personales potenciales y factores protectores que sirvan como base para la  construcción de estrategias de afrontamiento y replanteamiento del plan de vida. 

La terapia online te ayudará a sobrellevar tu malestar.
Estamos aquí para ayudarte. Comienza hoy con un profesional.

¿Qué propósito tiene la ayuda psicológica para pacientes con patologías crónicas laborales?

Dentro de este proceso cobra un valor fundamental el círculo social cercano, la  familia y otras las redes de interacción y participación cuyo papel va a ser el  acompañamiento y el soporte desde cada contexto. Cada paciente es diferente y  en cada uno el proceso de asimilación llega de forma diferente y en momentos de  tiempo diferentes, y el cambio va a depender de los recursos personales que ya se  tenga, la etapa de vida en que se encuentre, sus aprendizajes o experiencias  previos y otros elementos culturales que marquen la diferencia en la forma de  afrontar la dificultad, esto siempre será diferente entre una persona y otra. 

De este  modo, algunos pacientes tendrán mayor facilidad para adaptarse a la situación,  teniendo mayor adherencia al tratamiento y logrando así resultados más efectivos,  otros, tardarán más tiempo y algunos, no llegan a asimilar su nueva situación y  aunque puedan tener tratamientos médicos efectivos, su calidad de vida  probablemente se va a ver afectada por la acción de la resistencia y la frustración  al no poder afrontar las nuevas exigencias de su realidad cotidiana.

Hablar de  asimilación y adaptación no implica necesariamente que los pacientes deban estar  contentos y satisfechos todo el tiempo para que haya adherencia y efectividad en  su tratamiento, pero el reconocimiento de su situación y la forma como se afronte  si proporcionará la base para la resolución de las dificultades que surgirán a lo  largo del proceso, aquí el psicólogo tendrá un rol de orientador y referente  especializado. 

El propósito en la atención con pacientes que tienen patologías laborales crónicas  es brindar atención médica multidisciplinaria durante un periodo de tiempo,  otorgándole a este recomendaciones y estrategias de manejo en salud física y  mental que le permitan dar continuidad a la cotidianidad de su vida sin desligarse  de sus contextos laboral, familiar, social y buscando que no se genere alteración significativa en sus actividades diarias. El propósito del paciente debe ser apropiar 

estas recomendaciones y adaptar su cotidianidad a las nuevas exigencias sin  distanciarse de su plan de vida y sin afectar la calidad de esta. 

Este es un reto muy grande para el paciente, más aún si se tiene en cuenta que para ese momento, el soporte profesional ya no estará tan cercano y dependerá  de su aprendizaje y su experiencia el manejo de cada dificultad y la resolución de  cada conflicto. Los mayores temores que expresan los pacientes en esta situación son: el rechazo, la discriminación y el aislamiento al que los puedan llevar los otros  actores en cada contexto, y que en consecuencia desencadenen estados de  tristeza, frustración e incertidumbre. 

Para un paciente aún activo laboralmente, el contexto de su trabajo, es tal vez el  más importante (sin desconocer el valor de la familia), porque allí pasa el mayor  tiempo, crea referentes afectivos y referentes sociales y el enfrentar una patología  laboral se percibirá casi siempre como una amenaza de pérdida frente a lo  construido; esto se trasladara a otros contextos de su vida, encontrando  limitaciones en actividades deportivas, lúdicas, en tareas del hogar, en la dinámica  familiar e incluso en actividades de autocuidado. El percibirse menos productivo,  limitado en actividad y subvalorado representará un impacto anímico significativo.  

Es aquí que el trabajo previo de revalidación y reestructuración frente al sentido y  plan de vida abordado desde psicología, le permite al paciente pensar en nuevas  alternativas para la realización de su actividad, explorar otras áreas de interés,  enfrentar nuevos retos y replantearse un estilo de vida donde prime el cuidado de  su salud física y a la par se busque el mejoramiento continuo de la calidad de esta. 

Para entender este contexto, voy a ejemplificar un caso de éxito en el que un  paciente con patología laboral tiene una evolución favorable con acompañamiento  por psicología. 

Ana, paciente de 38 años, con diagnósticos: Túnel del carpo bilateral y  epicondilitis bilateral, lo cual le dificultaba su actividad como operaria de  control de calidad en una empresa de producción de productos cosméticos.

Casada y madre de una niña de 5 años. Tuvo tratamiento médico con apoyo de terapia física y ocupacional ya que lo que más se le dificultaba era  alzar cosas, sentía que al intentar manipular cualquier elemento, este se le  caía de las manos, rompiéndose estos en muchas ocasiones. Esto le  generaba sentimientos de tristeza, rabia y minusvalía, siendo relegada a  otras actividades laborales que lejos de animarla, le reforzaban la  percepción de inutilidad que tenía de sí misma. En su hogar tenía dificultad  para tareas de limpieza, cocina y no podía alzar a su hija porque sentía  dolor en sus manos, e incluso experimentó conflicto en su relación de  pareja por las limitaciones que refería y por su frecuente dolor. Es remitida  para acompañamiento por psicología, expresando estas dificultades y  dando cuenta de temores e incertidumbre por su futuro personal, laboral y  familiar.

Progresivamente fue asimilando esta realidad (dolor y limitación  funcional para algunas actividades manuales) pero al mismo tiempo fue  identificando otras potencialidades y otros intereses que no había  desarrollado hasta ese momento. En su trabajo, fue reubicada en un área  administrativa, con labores de recepción y manejo de correspondencia lo  cual le exigió capacitarse en este tipo de actividad encontrando satisfacción  en la misma. 

Se le había recomendado caminar como una actividad de  manejo de estrés y salud mental, lo cual volvió una rutina dentro de su vida;  en el hogar se vinculó más con su hija y su pareja en la práctica de  actividades lúdicas y juegos de mesa y accedió al aprendizaje de pintura en  vitral, todas eran actividades que no había considerado anteriormente, ya  que percibía productividad solo en su actividad laboral inicial y en los oficios  del hogar. Desde el trabajo con psicología se buscó que re-evaluara este  concepto de “productividad” y en un proceso autoevaluativo encontrará  otras formas de revalidarlo en sí misma. 

Este ejemplo resalta el aporte del trabajo psicológico y su incidencia en la  preservación de la salud mental y el mejoramiento de la calidad de vida en  personas que padecen enfermedades; el trabajo interdisciplinario permitirá de este  modo que los pacientes puedan ser escuchados, comprendidos, orientados y acompañados en el proceso de “seguir adelante” con las secuelas que pueda  generar la enfermedad.

El diagnóstico de una patología crónica puede ser abrumador e incluso desolador pero con el apoyo adecuado podemos reunir fuerza para seguir luchando y ver la luz de un nuevo día.

Oscar Hernández Cifuentes

¿Necesitas hablar con alguien?
Conéctate HOY con un profesional online.