Opción YO

La importancia de reprogramar nuestro Sistema de Creencias

Escrito por: Alejandro Penzini

Categoría: Coach Profesional

¿Qué significa el “sistema de creencias”?¿Por qué razón debemos los seres humanos adquirir mayor conciencia sobre la importancia, la omnipresencia y las implicaciones que posee este sistema en nuestra vida diaria?

La importancia de reprogramar nuestro Sistema de Creencias

El sistema de creencias empieza a originarse desde el momento en que nacemos, se va moldeando conforme a las doctrinas y paradigmas que nos inculcan bajo nuestra determinada cultura, familia, estatus socioeconómico, raza, religión, valores, experiencias y la sociedad en la que crecemos. Cuando menciono "creencias" me estoy refiriendo a todo el espectro de pensamientos, ideas y conceptos que un humano o grupo de humanos asume como verdades absolutas para regir su comportamiento. Las "creencias" abarcan: lo que está bien, lo que está mal, lo que debería ser, el cómo debemos comportarnos, en qué Dios debemos creer, lo que es el amor, lo que es la felicidad, lo que es la paz, cuál es camino profesional que debemos tomar para ser exitosos, cuáles tienen que ser las preferencias sexuales y las normas sociales que debemos seguir para ser valorados en una sociedad. El sistema de creencias termina por erigirse como el filtro subjetivo por el cual percibimos, interpretamos e interactuamos con la realidad.

A medida que vamos adquiriendo mayor conciencia de la enorme importancia e implicación que poseen este grupo de creencias en nuestra vida, podemos empezar a comprender que la calidad de la misma no depende necesariamente de nuestras circunstancias. Sino más bien, depende de los filtros mentales y emocionales que hemos ido adoptando, que en última instancia determinan tu percepción de la realidad. Este sistema ejerce una gran influencia en las historias que te dices a ti mismo sobre quién eres, sobre cómo son los demás, sobre cómo es la vida, de qué eres capaz, de qué es posible y de qué no es posible. En gran medida también posee el poder de controlar y determinar el cómo nos comportamos, pensamos y relacionamos con nuestras circunstancias. De ahí la importancia de reprogramar tu mente con información de sabiduría y poder así co-crear una vida mucho más plena.

La buena noticia es que tanto las creencias individuales o el sistema en colectivo no son ni inmutables ni permanentes. Las creencias personales que tengamos en cualquier área de nuestras vidas siempre tienen la característica intrínseca de ser absolutamente transformables e impermanentes. Otra buena noticia es el hecho que otras personas pueden acompañarnos en analizar, cuestionar y redefinir nuestras creencias o sistema. Sin embargo, las creencias o el sistema sólo pueden ser verdaderamente transformados en última instancia por nosotros mismos aceptando de manera voluntaria y consciente los nuevos paradigmas adquiridos.

Al reescribir y reestructurar la raíz de estas creencias, podemos empezar a cambiar nuestros hábitos, nuestros patrones de pensamiento y de percepción. Una de las maneras más efectivas para lograr este cambio de creencias es mediante la práctica constante de hacernos mejores preguntas que nos ayuden a cuestionar la fuente de donde provienen y a reflexionar sobre si nos están limitando o potenciando.

En el coaching y en otras disciplinas similares lo fundamental es analizar junto con la persona si las creencias en las que se apoya le ayudan a conseguir lo que desea para mejorar o si le limitan las posibilidades de alcanzar su objetivo. Las creencias pueden adquirir dos características heterogéneas: las creencias limitantes o las creencias potenciadoras.

Las creencias limitantes son aquellos pensamientos negativos que consideramos como cierto, sin que realmente lo sea, que nos condiciona y nos influye en nuestro día a día. Por ejemplo: “Soy incapaz de hacer ejercicio porque de pequeño reprobé una clase de educación física.” “Es imposible conseguir ese objetivo.” “No puedo confiar en nadie.” “No puedo tener una relación de pareja estable”.

Las creencias potenciadoras son aquellos pensamientos que nos invitan a tomar acción a pesar de la incertidumbre, que nos motivan a progresar hacia lo que nosotros deseamos y aquellas que nos acercan a nuestra mejor versión. Por ejemplo: “Soy digno de todo lo bueno que la vida me ofrece.” “Soy capaz de conseguir mis objetivos personales y profesionales.” “Me acepto, me apruebo, me valoro con mis cualidades y defectos.”

Como puedes observar, existe una gran diferencia entre ambos tipos de creencias, por lo cual si decidimos adoptar y creer en unas u otras, la calidad de las motivaciones que tendremos, las acciones que realicemos y los resultados que cosechemos serán efectivamente una consecuencia del tipo de creencia que adoptemos como verdad.

La mejor manera tanto para descubrir creencias limitantes tanto para desarrollar creencias potenciadoras es a través de hacernos preguntas poderosas y emplear afirmaciones positivas. Las preguntas poderosas están orientadas hacia el futuro, conducen a la acción, están orientadas hacia la meta y no hacia al problema, preguntan “Qué” en vez de “Por qué. Ejemplos de ellas son:

  1. ¿Qué no estoy dispuesto a cambiar?
  2. ¿Qué haré de diferente manera la próxima vez?
  3. ¿Qué hábitos me están deteniendo?
  4. ¿Qué es lo mejor que podría suceder?
  5. ¿En quién me estoy convirtiendo?
  6. ¿Qué otras opciones tengo?
  7. ¿A qué me he comprometido?
  8. ¿Qué haría si no tuviera miedo?
  9. ¿Qué haría si no pudiera fracasar?

Las afirmaciones son una declaración confiada de una verdad percibida. Con las afirmaciones positivas, puedes cambiar tu proceso de pensamiento y hacer que este juegue a tu favor, y no en contra. Lo cierto es que la repetición de este tipo de verdades, ha ayudado a miles de personas a realizar cambios significativos en sus vidas. Una afirmación puede funcionar porque tiene la capacidad de motivar, ilusionar e incluso de programar a nuestra mente para que trabaje en base a una idea determinada. Por más esotérico que parezca recitarse afirmaciones a uno mismo, la reprogramación mental en general y las afirmaciones positivas en particular son las que nos permiten dar un gran salto en nuestro proceso de transformación y de evolución personal.

“Una afirmación es realmente todo lo que dices o piensas. Mucho de lo que normalmente decimos y pensamos es bastante negativo y no crea buenas experiencias para nosotros. Tenemos que reeducar nuestro pensamiento y hablar en patrones positivos si queremos cambiar nuestras vidas”. - Louise Hay -

Ejemplos de afirmaciones positivas:

  1. Tengo el poder total para controlar mi mente y mi cuerpo.
  2. Merezco todo el amor que pueda llegar a mi vida.
  3. Merezco tener abundancia y gozar de una gran calidad de vida.
  4. Comprendo que el éxito depende totalmente de mí, y día a día me encargo de crearlo.
  5. Agradezco lo que he logrado, el lugar en el que estoy y la persona que soy hoy

Me gustaría ahora contarte un poco sobre quién soy. Soy una persona que desde hace ya varios años me comprometí a poner una lupa encima de mi sistema de creencias. Desde entonces he descubierto que el cuestionar y reprogramar mi propio sistema ha sido una de las fuentes de aprendizaje con mayor impacto en mi desarrollo personal como ser humano. Con el tiempo comprendí que somos seres inconscientes e insensatos cuando vivimos apegados a sistemas de creencias que por naturaleza sean regidos por verdades absolutas, que rechacen otras formas de pensar, que discriminen a cualquier grupo de personas, que potencien la soberbia de nuestro ego, que juzguen sin evidencia alguna y que limiten nuestra capacidad de ser empáticos y amables con los demás.

Por último, me gustaría compartir contigo que uno de mis grandes deseos por cumplir en la limitada vida de la cual dispongo, es el de despertar mayor conciencia con respecto a la importancia que posee un sistema de creencias en la vida de cualquier ser humano. Creo firmemente en que una manera práctica para mejorar la relación que tenemos con nosotros mismos y las relaciones interpersonales con otros seres humanos, reside en dos cosas. En primer lugar, cuestionar nuestro sistema de creencias para concientizarnos de la causa y efecto que este tiene en el cómo afrontamos nuestra vida. En segundo lugar, reprogramar nuestra mente para adoptar los cambios de paradigma que sean necesarios y sostenibles para producir mayores niveles de empatía, amabilidad y amor con nosotros mismos y con los demás.

Los dejo con cinco frases icónicas que ilustraron algunos sabios como Mahatma Gandhi, Gautama Buda, Marco Aurelio y Wayne Dyer, éstas son:

  1. “Sé tú el cambio que quieres ver en el mundo.” Mahatma Gandhi
  1. “Cuida tus pensamientos, porque se convertirán en tus palabras. Cuida tus palabras porque se convertirán en tus actos. Cuida tus actos porque se convertirán en tus hábitos. Cuida tus hábitos, porque se convertirán en tus valores y en tu destino”. Mahatma Gandhi
  1. “No juzgues nada, serás feliz. Perdona todo, serás más feliz. Ama a todo, serás infinitamente feliz.” Gautama Buda
  1. “La felicidad de tu vida depende de la calidad de tus pensamientos.” Marco Aurelio
  1. “Cuando cambias la forma de ver las cosas, las cosas que ves cambian.” Wayne Dyer

Deseándote un sistema de creencias consciente, potenciador, empático e incluyente.

Si estas acá, es porque deseas trabajar en tu vida. SUMATE A LAS miles de personas que como tu hoy decidieron TRANSFORMAR SUS VIDASES TIEMPO DE DECIR YO

Si estás pensando en hacerte daño a ti mismo o a otras personas, o si sientes que estás pasando por una emergencia no utilices este web site. Comunícate inmediatamente con los servicios de emergencia de tu localidad.

x