Opción YO

La ambigüedad que vivimos

En esta situación de ambigüedad actual, ¿Cómo me siento?

La ambigüedad que vivimos

Para empezar a entender y ser consciente de mis emociones en este momento, primero debo definir y visualizar que estamos viviendo una cuarentena; entendiéndola como una situación temporal que incluye aislamiento, interrupción de muchas de las actividades y que es una estrategia para evitar la propagación de una enfermedad, en este caso del COVID-19. De toda esta definición lo que más nos debe quedar claro es que es Temporal, y que será una condición por un período de tiempo, no sabemos cuánto, pero que tendrá un momento de culminación.


Muchas veces, ante la ambigüedad, sentimos que esta situación es permanente, anticipo negativamente, me desesperanzo y me es difícil apegarme a la realidad; adicionalmente, ante esta situación aparecen en nosotros muchas emociones negativas que según Fernández-Abascal, García, Jiménez, Martin y Domínguez (2010) las definen como “emociones desagradables, que se experimentan cuando se bloquea una meta, se produce una amenaza o sucede una pérdida”. 


Con esta definición podemos desglosar y poner en evidencia todas las sensaciones que tenemos ahora y así poderlas entender de manera más sencilla:


Bloqueo de Metas: proyectos, rutinas y actividades se vieron canceladas, pospuestas y hasta destruidas por una situación mundial. Esto genera RABIA. Sin embargo, podemos reestablecer dentro de nuestra nueva vida nuevas acciones o adaptarlas, darle un significado distinto a la situación que estamos viviendo y hasta crear nuevas metas… si, nuevas, porque recordemos que esto es Temporal.
Amenaza: esta palabra nos habla precisamente de una emoción, del MIEDO. El miedo al contagio, a futuros inciertos y a que como persona no podamos manejar la situación. Una de las maneras de protegerme ante la situación amenazante es preguntarme ¿Qué tan real es mi miedo?, ¿y que puedo hacer para protegerme de esta emoción?, ¿me paraliza o me alerta para ejecutar acciones?. Cada pregunta y respuesta es personal e individual, por lo que la percepción del miedo puede variar de una persona a otra.
Pérdida: a perder un trabajo, rupturas de relaciones de pareja o relaciones sociales, a perder momentos de ocio y sobre todo a la pérdida de un ser querido. Todo esto se relaciona con la emoción de la TRISTEZA, donde el duelo cobra mucha fuerza en estos momentos. Y aquí el drenar a través del llanto, actividad física, leer, escribir, tocar un instrumento o ver videos, puede aliviar y ayudarte a manejarlo; aunque lo más importante es que busquemos dentro de nuestras preferencias, lo que nos ayude a calmar y canalizar esta emoción.

En conclusión, sentir todo esto es normal, y más bien lo que nos podría causar descontrol es normalizar “que no me pasa nada”, por tal motivo, debemos detectar si la situación nos desborda, bloquea de actividades diarias o limita la relación con los demás; entonces, en ese instante busca ayuda profesional, y aquí en Opción YO encontrarás un espacio para que logres canalizar todas estas situaciones y me ofrezco para acompañarte en este momento.
 

Súmate hoy a las miles de personas que como tu han decidido transformar sus vidas.

Es tiempo de decir YO.

 

Si estás pensando en hacerte daño a ti mismo o a otras personas, o si sientes que estás pasando por una emergencia no utilices este web site. Comunícate inmediatamente con los servicios de emergencia de tu localidad.

x