Opción YO

Es hora de prepararnos para el regreso a clases

Categoría: Mi YO FAMILIAR

En varios países nuestros pequeños se preparan para regresar a clases, la mayoría  regresará vía online. Lo cual como padres no manejamos del todo bien.

Es hora de prepararnos para el regreso a clases

Así que es importante prepararnos y es por eso les dejo una guía práctica para prepararnos un nuevo año escolar.

1) Generar hábitos: soy gran defensora de que debemos tomarnos el tiempo para diseñar los hábitos que deseamos adquirir, para que realmente sean beneficioso y productivos en nuestro día a día. En el caso de los niños y adolescente no es diferente.

Los hábitos no son más que acciones que repites muchas veces, y se meten en tu cabeza, para realizarlas sin que te des cuenta, o como muchos decimos, en automático.

Así que debemos diseñar y comenzar a trabajar los hábitos que ayudarán a los pequeños en sus estudios.

2) Acompañamiento: este es un punto muy importante porque si bien los niños deben ser responsables con sus estudios, en esta modalidad como padres debemos acompañarlos de una manera física, emocional y mental. Creo que esto es el primer paso para prepararnos  como padres al regreso a clase.

Para entender este punto los pequeños están acostumbrados a tener profesores físicamente  que los guíen, resulta que al ser virtual no es así, por lo que los padres debemos tomar parte de proceso de apoyo.

Este punto es tan vital que hay un estudio Longitudinal de Minnesota del año 2005, en los treinta años que duró la investigación concluyó que la ausencia de disponibilidad emocional de los padres era la causante principal de los siguientes problemas:


Depresión severa, conductas negativas.

“Tan importante este aspecto que se situó por encima de otros maltratos considerados más graves, tales como el abuso o la violencia física. En infantes pequeños, sentirse desprotegido genera un estrés constante muy nocivo para su cerebro. Así, este pierde la capacidad de enfocarse en su desarrollo pleno, como debería suceder. Como resultado, pueden aparecer dificultades en el aprendizaje y también inconvenientes ligados al lenguaje.” dicen los realizadores  del estudio.

Para prepararnos:

* Permite que se comunique:
Demuéstrale, con sinceridad, respeto y comprensión, que siempre que nos necesite estaremos ahí, que nunca estaremos ocupados para ellos. Cuando vean que tenemos esa disponibilidad para escucharlo, estarán dispuestos a contarte y a comunicarse contigo.

* Aprende a escuchar para conectar:
Si nosotros mostramos interés escuchándolo, él mismo llenará los silencios en la conversación con sus sentimientos, miedos, aspiraciones, etc. Así pues, es mejor abstenerse de acabar las conversaciones con sermones o consejos que no te ha pedido.

* Enséñale a amar
La forma en la que nosotros expresamos y demostramos nuestro amor, atención y cariño hacia la familia le enseñará a amar con libertad y generosidad, y se establecerán, así, unas relaciones satisfactorias.

* Deja que se exprese
En lugar de hacerle un interrogatorio, deja que cuente lo que necesite y, después, ya le preguntas, por ejemplo: «¿Qué piensas al respecto?» «¿Cómo piensas ponerle solución?», «¿Qué es lo que te preocupa?». Estas preguntas darán lugar a una conversación que puede ser muy productiva para ambos.

* Gánate su confianza 
Tenemos que demostrarle que puede confiar en nosotros, que no lo avergonzaremos o nos pondremos histéricos porque nos cuente la verdad. Cuanta mayor confianza tenga en nosotros, más podremos asesorarlo sobre las dificultades de la vida y ayudarlo, si lo necesita.

* Ponte en su lugar
Para conectar con un adolescente, debemos intentar ver el mundo a través de sus ojos de adolescente, no a través de los nuestros, como adultos. Si nos empeñamos en controlar sus acciones y en que se comporten de otra forma, lo que estamos haciendo es alejarlo de nosotros.

3) El sueño: este es el ítem que más dolores de cabeza le da a los padres, pues en vacaciones suelen acostarse y levantarse tarde.

Pero aquí les dejo mi sistema que es sencillo, y lo aplico hasta para mí.

La clave es tener claro la hora en que se acuestan y la hora en que queremos que se levanten. Y comienzas hacer un plan de llevarlos a la cama 10 minutos antes de lo acostumbrados durante tres días, al cuarto día 10 minutos más. Eso lo vas a repetir hasta que llegues a la hora que desees.

Ahora los 10 minutos que acuestes antes, serán 10 minutos que se levanten antes. Eso es una forma de regular el horario de vacaciones al escolar sin darnos cuenta. 

Desde hace mas de cuatro años lo vengo practicando en casa y la verdad me evita el estrés de acostarlos y despertarlos. Al ser poco a poco regresan a sus actividades sin estar cansados, sin estar de mal humor.

Regresar a clases no tiene que ser estresante, y la mejor manera es preparar.

Súmate HOY a las miles de personas que como tu, han decidido transformar sus vidas.

Es tiempo de decir YO.

Si estás pensando en hacerte daño a ti mismo o a otras personas, o si sientes que estás pasando por una emergencia no utilices este web site. Comunícate inmediatamente con los servicios de emergencia de tu localidad.

x