Opción YO

Los niños y la ansiedad

Categoría: Mi YO FAMILIAR

¿Los miedos  y la ansiedad son los mismo? 

Los niños y la ansiedad

Todos sentimos miedo alguna vez y nos asustamos ante un ruido muy fuerte, un trueno, un relámpago. Seguramente en ese momento sentiste que tu corazón latía más fuerte,  o te transpiraron las manos cuando la maestra te llama para dar una lección.


Todos sentimos miedo alguna vez y en algunos casos el temor funciona como una alarma que nos ayuda a mantenernos a salvo. El miedo a que nos vaya mal en un examen puede hacer que nos preparemos más.


Los niños pueden sentirse ansiosos por diferentes razones y hasta en algunos casos es saludable  ya que  los protege de correr riesgos innecesarios.


Si la ansiedad se intensifica y comienza a interferir en el desempeños escolar o en la relaciones con los pares es probable que  necesite consultar a un profesional. 
 
¿Que pasa cuando estamos asustados?


Cuando estamos asustados el corazón empieza a latir más fuerte y la respiración se acelera. El cuerpo reacciona ante el miedo y nos prepara par resistir o huir. Y esto sucede desde siempre.


A fin de prepararse para huir o resistir el cuerpo realiza una serie de pasos de forma automática. Los latidos aumentan para bombear más sangre a los músculos y al cerebro. Los pulmones toman aire más rápidamente para proporcionar oxígeno a tu cuerpo. Las pupilas se dilatan y los sistemas digestivo  y urinario comienzan a trabajar más despacio para no quitarte atención y puedas concentrarte en la acción. 
 
¿QUE ES LA ANSIEDAD? 
 
La ansiedad es una emoción básica que experimentan todos los seres humanos. Suele aparecer como una respuesta normal ante un peligro o amenaza. 


Nuestro cuerpo toma la decisión de huir o resistir solo cuando hay algo que temer. Pero si esto ocurre sin un motivo, o cuando no haya nada que provoque miedo no encontramos frente a lo que se conoce como ansiedad. 
 
Cuando los niños están tan asustados, preocupados o intranquilos que no pueden desempeñar sus tareas habituales (asistir a la escuela, a cumpleaños, hacer amigos) nos encontramos probablemente frente a lo que se conoce con el nombre de TRASTORNOS DE ANSIEDAD. Todos sentimos ansiedad en diferentes momentos en respuesta al estrés. 

Es absolutamente  tener sentimientos de ansiedad ante determinadas situaciones y a determinadas edades (miedo a la oscuridad, a los monstruos, a caerse de la bici al tobogán). 


Otras veces sentimientos aparecen ante situaciones sociales y de evaluación (dar exámenes, conocer gente, ser objetos de una broma).


Con el tiempo los niños comprenden que los monstruos no existen que los exámenes se aprueban estudiando y como responder a una broma.


A veces la ansiedad interfiere negativamente con las cosas que necesitas hacer (aprender, descansar, hacer amigos). Si la ansiedad es intensa es intensa y aparece muy a menudo que producen un malestar significativo e impide hacer nuestras cosas es un indicador para tener cuenta.


En algunos niños los sentimientos de ansiedad y preocupación pueden aparecer en cualquier momento y en otros en determinadas ocasiones.Los trastornos de ansiedad se encuentran entre los problemas emocionales más frecuentes de la niñez y la adolescencia. 
 
¿Niños ansiosos cómo los vemos?


Los niños ansiosos se ponen tensos, algunas veces pueden buscar reafirmación constante y sus preocupaciones interferir en sus actividades. Otras veces la ansiedad se esconde y vemos niños quietos, conformistas deseosas de complacer al otro y muy sobreexigidos por temor a equivocarse.


La intervención temprana puede prevenir dificultades futuras (pérdida de amistades, fracaso escolar, baja autoestima). 
 
Si usted papa mama observa en su hijo:
 
●Pensamientos constantes y miedo por su seguridad y la de sus padres o cuidadores.
●Negativa a ir a la escuela.
●Quejas frecuentes de dolores y malestares físicos.
●Preocupaciones exageradas a la hora de alejarse del hogar o del cuidado de sus padres o cuidadores. 
●Dificultades para dormir. 
●Baja autoestima. 
●Muy preocupados por cosas que aún no sucedieron.
●Preocupaciones constantes acerca de su rendimiento.  
●Dificultades para hablar en voz alta en clase, mantener conversaciones, hacer y conservar amigos, dar exámenes, participar en actividades en las que se evalúa su rendimiento (educación física, música).  
 
Es importante considerar la evaluación de un profesional  de la salud. La ansiedad puede tratarse y enfrentarse. El 90 % de las personas que se tratan se recuperan por completo. Los tratamientos para los trastornos de ansiedad pueden comprender terapia cognitiva comportamental (los niños aprender a enfrentarse con los temores modificando la manera en que piensan y como se comportan), orientación a padres y en algunos casos tratamiento farmacológico. 
 
Guía para la toma de decisiones. Cuando consultar. 
 
Si la ansiedad:


●interfiere en las actividades familiares 
● impide o dificulta la relación con pares 
●altera los hábitos de sueño 
●no puede separarse de sus padre 
● se niega a ir al colegio 
●se queja de dolores de estómago  
●tiene rabietas a la hora de alejarse de la familia 
 
¿QUE PUEDO HAER PARA AYUDARLO? 


●A veces en la tendencia de hacer que nuestros hijos no sufran nos resulta tentador ayudarlos a evitar esas situaciones o actividades que los angustian, esto contribuye a aumentar la angustia. Aliéntelo a revisar sus temores y connote positivamente sus intentos de solución. 

●Los adultos somos modelos de nuestros hijo, ellos nos imitan. Cuando necesitan responder a una situación particular nos miran o recuerdan lo que nosotros hacemos. Transfórmese en un modelo para su hijo.   

●Muchas de estas angustias y temores parten de las propias ideas que los niños tienen de si mismos. Puede ayudarlos a darse cuenta de  como estos pensamientos negativos interfieren en su rendimientos. Por ejemplo podría preguntarle ¿Cómo podes saber lo que piensan de vos sino se lo preguntas? .Alentarlo a tener ideas mas objetivas que sustituyan estos pensamientos negativos. 
 
 ¿Cuando debo buscar ayuda? 

Es normal que los niños sientan angustian de vez en cuando.  Si la ansiedad se intensifica y comienza a interferir en su desenvolvimiento escolar, con sus amigos y o familiares es que probable que necesite ayuda profesional. Las investigaciones indican que los tratamientos cognitivo conductuales en niños con ansiedad resultan muy eficaces.

Súmate HOY a las miles de personas que como tu, han decidido transformar sus vidas.

Es tiempo de decir YO.

Si estás pensando en hacerte daño a ti mismo o a otras personas, o si sientes que estás pasando por una emergencia no utilices este web site. Comunícate inmediatamente con los servicios de emergencia de tu localidad.

x