Opción YO

La Infertilidad. Duelo Invisible.

Categoría: Terapeuta Familiar

Junio es el Mes Internacional de la Fertilidad, con el objetivo de difundir información y sensibilizar a la población general sobre la fertilidad y de prevenir un diagnóstico doloroso que se lleva en silencio, cuya prevalencia alcanza aproximadamente a 80 millones de parejas en el mundo.

La Infertilidad. Duelo Invisible.

La infertilidad es un tema del que no se habla mucho, ya que para muchos solo basta desear un hijo, dejar de cuidarse y lograr el embarazo. Todos damos por hecho que, así como caminamos y respiramos, el día que deseamos ser padres lo conseguiremos con facilidad porque la reproducción es también un proceso biológico para el que nacimos equipados. Sin embargo; la realidad nos puede enfrentar a la imposibilidad de lograrlo. En ese momento, el mundo parece venirse abajo: el deseo de ser padre, de cumplir la meta de formar una familia no se puede concretar y es allí cuando toca entender que solo se sabe si se es fértil o no, el día en que se empieza la búsqueda de un hijo.

 

La infertilidad es la dificultad para lograr un embarazo luego de 12 meses de relaciones sexuales sin protección. La causa puede ser de origen femenino, de origen masculino o combinada.

 

La Infertilidad supone un duelo en tanto se sufre la perdida de una meta, de un proyecto de vida, de la función reproductiva. Es invisible porque con más frecuencia de la que se imagina, las parejas afectadas callan su condición como si se tratara de una maldición que ha caído sobre ellos, no se tolera. 

 

Los estereotipos sociales, la presión familiar y los roles de genero ejercen una carga adicional en el afrontamiento del problema, se convierte en un estigma social. Se golpea fuertemente la autoestima, se cuestiona la propia valía, la feminidad y la masculinidad, la mente y el cuerpo van en direcciones distintas: el deseo del hijo no se concreta en el cuerpo.

 

"Comienza de esta forma, una travesía que confronta a la pareja con el reto de la incertidumbre."

 

Es un viaje contra el reloj, todo empieza y termina con el ciclo menstrual, sobrevienen subidas y bajadas emocionales con la rapidez de una montaña rusa. Todo ocurre tan rápido que no hay tiempo de digerir el diagnostico, la llegada de la menstruación, ni el malestar por los procedimientos, por decir lo menos. El camino de la búsqueda de un embarazo es a ratos tortuoso, otras veces esperanzador. 

 

Las consecuencias emocionales de un diagnostico de infertilidad pueden llevar a la pareja a atravesar una fuerte crisis vital, llegando a desplegar conductas evitativas y de aislamiento frente a los encuentros sociales que disparen el recuerdo de la dificultad para concebir: se evitan los cumpleaños, las reuniones familiares, los encuentros con amigos, celebraciones de nacimientos, los parques. De igual forma; puede verse impactada la vida sexual de la pareja y hasta ocasionar trastornos adaptativos, depresivos o de ansiedad. 

 

Sin embargo; la ciencia médica ha desarrollado un camino maravilloso a través de las Técnicas de Reproducción Asistida, ofreciendo un abanico de posibilidades que puede atender las más variadas causas de infertilidad con técnicas de baja y de alta complejidad. Paralelamente, estamos quienes acompañamos procesos humanos para estar cerca de la pareja durante todo el recorrido.

 

Si necesitas ayuda, no dudes en pedirla.  En Opción YO puedes encontrar un espacio para poder procesar este desafío emocional de la mano de un profesional.

 

Súmate HOY a las miles de personas que como tu, decidieron transformar sus vidas.

 

Es tiempo de decir YO.

Si estás pensando en hacerte daño a ti mismo o a otras personas, o si sientes que estás pasando por una emergencia no utilices este web site. Comunícate inmediatamente con los servicios de emergencia de tu localidad.

x