¿Cómo saber si tienes ansiedad?

Martha Trica

Licenciada en Psicología. Master en Terapia Familiar. Terapeuta Cognitivo-Conductual.

Aunque de seguro has escuchado sobre la ansiedad, como episodio o como trastorno, muchas veces no conocemos realmente de qué se trata, por eso a veces se hace tan difícil identificarla, así que lo primero que debemos hablar es sobre cómo saber si tienes ansiedad.

¿Qué es tener ansiedad?

Antes de abordar el tema de cómo saber si tienes ansiedad, debemos conocer un poco más sobre qué es y qué significa tenerla.

Cada día más y más personas identifican síntomas de ansiedad en sus vidas, ya sean episodios aislados, o como una sensación constante, quizás tenga que ver con el estilo de vida tan acelerado que llevamos, con las cantidades de estrés, pero dada la situación de pandemia que hemos enfrentado en el año 2020, estas sensaciones pueden intensificarse de manera alarmante. 

Podemos definir la ansiedad como un sistema complejo de respuestas afectivas, fisiológicas, psicológicas y conductuales que se activa para anticipar acontecimientos, preparándonos para afrontarlos y detectar peligros. El cuerpo y la mente están vigilantes para actuar en consecuencia. De este modo vemos que es parte de la experiencia humana sentir ansiedad, sería una emoción adaptativa reguladora de nuestra conducta.

La ansiedad es una respuesta natural ante situaciones de peligro real y tangible. En este sentido se puede calificar como un mecanismo de defensa. Sin embargo, cuando ese peligro no es real, sino más bien se manifiesta como una sensación, casi como un presentimiento, estamos en presencia de algo más complejo.

También es posible presentar episodios de ansiedad, pero si es un escenario constante, hablamos de un posible trastorno de ansiedad.

Tener ansiedad es como estar en una montaña rusa constante, puedes sentirte bien y de repente sentirte presa del miedo. Es estar a merced de ataques de pánico que pueden atacar sin razón aparente. Es como perder el control y estar al borde de un precipicio, sin poder retroceder.

Recuerda que este y otros tipos de trastornos emocionales deben ser identificados, clasificados y tratados por profesionales de la salud, si te sientes identificado con lo aquí descrito, es crucial que busques apoyo terapéutico. 

La ansiedad puede resultar intimidante e incluso imposibilitante, pero el primer paso es identificarla. No tienes que enfrentarlo solo, la ansiedad es tratable y superable. No dejes que domine tu vida, el apoyo psicológico te brindará las herramientas necesarias para recuperar el control sobre tu vida.

Comienza ya.

¿Necesitas hablar con alguien?

Conéctate HOY con un profesional online.

¿Cómo saber si tienes ansiedad y qué tipo de terapia te puede ayudar?

Es esperable y normal que en este contexto de incertidumbre se activen pensamientos desagradables, displacenteros, por lo que es importante saber si tienes ansiedad y contar con las herramientas necesarias para afrontarla. 

A medida que las noticias acerca de la pandemia aumentan en los medios de comunicación es importante reparar en la salud mental además de la salud física. Recientemente he recibido consultas de personas que están experimentando síntomas ansiosos cuando tienen que retornar a sus tareas a consecuencia de la flexibilización del aislamiento preventivo. 

El aislamiento suele ser desagradable y a pesar del malestar, muchas personas creen que han desarrollado estrategias útiles para adaptarse. Todos respondemos a ello de maneras diferentes. Nuestra manera de afrontarlo dependerá de nuestras propias experiencias previas de la situación en las que nos encuentre y con quién, va a estar influida por la manera que percibimos la realidad, cómo la valoramos, las atribuciones que hacemos y lo que esperamos que suceda

Los pensamientos no son reflejos idénticos de la realidad sino que funcionan a modo de lente con los que vemos la realidad, son hipótesis a testear.

A veces operamos con filtros, con sesgos que hacen que las situaciones las veamos amplificadas con cosas negativas. De esta manera podemos saber si tenemos ansiedad.

En la ansiedad sobre estimamos la situación y minimizamos los recursos para afrontarla, la ecuación da siempre negativa para nosotros, siempre gana el afuera, lo percibido como amenazante. 

La ansiedad va ligada a interpretaciones sesgadas de la realidad y va a contribuir a que veamos las cosas más peligrosas de lo que realmente son. Se manifiesta como una preocupación excesiva por cosas que aún no sucedieron y esto nos pone en desventaja para accionar en el presente.

Ahora bien, ¿qué pasa cuando esta emoción se manifiesta de manera intensa, sin control, en momentos inadecuados, cuando no hay un peligro real? Estas falsas alarmas que anticipan todo el tiempo situaciones amenazantes, para las que no disponemos de recursos, nos vuelven incompetentes para movernos en el mundo, y es así como las personas que sienten crisis de ansiedad se describen.

¿Cómo saber si tienes ansiedad?

Las claves para distinguir la ansiedad normal de una ansiedad patológica están en la frecuencia y duración, severidad y en cuánto estas sensaciones interfieren en nuestra vida cotidiana, son estas combinaciones lo que la vuelven desadaptativa.

Para reconocer si tienes ansiedad, ayuda dividirla en sus tres componentes:

  • Emoción

  • Conducta

  • Pensamiento

En este sentido debes desglosar tus emociones, conductas y pensamiento, poniendo especial atención en aquellos que sean de naturaleza negativa. En este punto debes preguntarte si esa negatividad está justificada. ¿Existe alguna amenaza real que te mueva a tener emociones, conductas o pensamientos negativos?

La ansiedad debe ser identificada y tratada por un especialista de la salud, sin embargo, es importante conocer sus síntomas más comunes.

  • Nervios, tensión o agitación. 

  • Sensación de amenaza o peligro inminente.

  • Ritmo cardíaco acelerado.

  • Respiración acelerada.

  • Cansancio injustificado.

  • Sudoración injustificada.

  • Temblores.

  • Sensación de debilidad.

  • Problemas de concentración.

  • Pensar constantemente en la preocupación que nos agobia.

¿Qué tipo de terapia me puede ayudar con la ansiedad?

Distinguir los pensamientos, emociones o las cosas que hacemos, es el inicio para ganar control sobre esta sensación de montaña rusa que se experimenta cuando nos ponemos ansiosos.

Es por ello que La Terapia Cognitivo Conductual es altamente recomendable para el abordaje de estas situaciones. Es una forma de entender cómo piensa uno acerca de sí mismo de otras personas y del mundo que los rodea y cómo esto se ve afectado en nuestros pensamientos, emociones y conducta.

Ayuda a entender problemas desglosándolo en partes más pequeñas y ver cómo se conectan entre sí. 

Uno de los objetivos de la Terapia Cognitiva, es trabajar sobre lo que se conoce como reestructuración cognitiva de modo de obtener un pensamiento alternativo más funcional, lo que colabora en generar técnicas de afrontamiento para lograr mayor bienestar. Los tratamientos combinan las sesiones con técnicas de mindfulness que trabajan especialmente en las manifestaciones fisiológicas que acompañan la mayoría de los procesos ansiosos.

Si has notado que algo de lo que has leído en este artículo te ha llegado a suceder, no dudes en buscar apoyo profesional. 

Aunque es perfectamente normal sentir ansiedad ante situaciones de amenaza, si esta sensación es constante, insoluble, agobiante e imposibilitadora, es posible que te estés enfrentando a algo más complejo, por lo cual el apoyo emocional es vital. Tener ansiedad no es algo definitivo.

La ansiedad puede convertirse en un monstruo que podrá detener tu vida e incluso afectar tu salud, pero no tienes que batallar solo, la ansiedad es tratable, es posible transformarla, superarla y sanarla. 

No esperes a ser devorado por ese monstruo, busca apoyo profesional, libra la batalla, y gana.

Comienza ya.

No tienes que afrontar tu ansiedad solo.

Aprende a manejar tu ansiedad junto con un psicólogo online.
El contenido de este artículo refleja las opiniones de su autor, y no reflejan las opiniones de Opción YO. Todo el contenido para uso informativo exclusivamente. No sustituye el asesoramiento, el diagnóstico o el tratamiento de un médico o un profesional de la salud. Nunca ignore los consejos médicos profesionales por algo que ha leído en este sitio. Si cree que puede tener una emergencia médica, contáctese inmediatamente con su médico o con el 911.