¿Puedo cuidar si me descuido?

Cuando maternamos suele suceder que el foco de atención se inclina hacia nuestros hijos, y si perdemos perspectiva esto puede traducirse en el descuido de nuestro propio bienestar. Pero cuidar de nuestro bienestar es respetar la crianza de nuestros hijos, entonces ¿es posible cuidar bien de nuestros hijos si no cuidamos de nosotras mismas?

¿Estoy priorizando la maternidad y descuidándome?

Muchas veces la maternidad se presenta como una variable muy influyente en el proceso de toma de decisiones y opaca otras, haciendo que el proceso termine atentando contra nuestro bienestar. 

Sucede que en el día a día la vorágine cotidiana nos lleva por delante y nuestras necesidades y deseos como mujeres quedan relegadas ante nuestro lugar como madres.

Pero, ¿qué sucede si priorizar la maternidad se traduce en descuidar nuestro bienestar? Priorizar la maternidad puede ser gran parte de nuestra realización personal, pero hacerlo no necesariamente se va a traducir en bienestar. 

Si estamos agotadas, irritables, tristes, insatisfechas porque no tenemos tiempo de realizar las actividades que nos gustan o descansar de manera óptima no vamos a poder atender de manera eficiente nuestro rol cómo madre. 

Y aun con eso en mente, tener un tiempo para nosotras, “darnos caprichos” o tener un día libre tampoco es la solución. Tener escapes de la cotidianidad que nos resulta agobiante es válido, pero no puede ser la única forma de pensar el autocuidado. 

Con estas escapadas nos corremos de la incomodidad momentánea, pero no resolvemos el problema que acarrea la cotidianidad y la premura. 

Para poder tener una vida en bienestar, una maternidad respetuosa y un autocuidado efectivo es necesario hacer cambios en la misma cotidianidad que nos desequilibra.

En situaciones en las que trabajar en el bienestar personal se experimenta como una interrupción del cumplimiento de las responsabilidades diarias, es recomendable contar con apoyo profesional y personalizado, ya que es crucial atender a tiempo las emociones negativas y evitar que se compliquen con el tiempo. 

Trabajar en nuestro autocuidado es un lugar para el crecimiento, la sanación y la unificación de las familias. En OpciónYO contamos con profesionales que podrán ayudarte a ser tu mejor versión para ti misma y para tus hijos.

Comienza ya.

No estás solo. Comienza a hacer Tu Mundo Mejor.

Encuentra apoyo ya.

¿Cómo puedo cuidarme a mí misma?

Como madres, podemos superar nuestras propias capacidades. Aguantamos la necesidad de ir al baño, soportamos cansancio extremo e incluso dejamos de lado el dolor físico. Y aunque ciertamente es algo que puede ser admirable, debemos tener cuidado de no abusar de nosotras mismas.

El autocuidado es fundamental para el bienestar físico y emocional. A continuación te compartimos algunos consejos generales que puedes aplicar. Sin embargo, toma en cuenta que la salud mental debes atenderla de la mano con un profesional.

  • Conecta con lo que te da placer.

Suele pasar que al ser madres podemos experimentar cierto quiebre, llegando a cuestionarnos quiénes somos, qué nos gusta, de qué tipo de personas nos rodeamos, y aunque esto puede ser positivo, es importante que no sea una manera de aislarnos. Explora, prueba, reflexiona y conecta con lo que te de satisfacción, lo que te haga feliz y te ofrezca esa sensación de paz tan necesaria. Quizás retomar un hobbie o incluso probar uno nuevo. 

  • Delega.

Siempre en la medida de tus poibilidad y sin comprometer la seguridad de tus hijos, aprende a delegar. Al principio puede ser difícil pero es importante que propicies espacio para ti misma. Apóyate en personas que conozcas y en quien puedas depositar tu confianza para cultivar el autocuidado.

  • Practica el bienestar.

El autocuidado tiene que ver con el bienestar físico y emocional. Realiza actividades que promuevan estos dos aspectos de tu vida. Practica algún deporte, haz actividad física, sal a trotar, da una caminata, incluso si practicas alguna rutina en casa, pero es crucial que mantengas tu cuerpo en movimiento. 

Para la parte del cuidado emocional, lo más recomendable es contar con apoyo emocional. No es un secreto que la maternidad es un viaje de intensas emociones, e incluso llegamos a experimentar cambios biológicos, por eso contar con apoyo profesional es fundamental. No hay nada de qué avergonzarse, tener ayuda no te hace menos madre.

Has transitado por un camino impresionante, tus vivencias, tu experiencia y lo que has hecho por tus hijos es algo maravilloso, nadie podrá quitarte eso jamás. 

Para cuidar a tu familia sin descuidarte a ti misma es fundamental el equilibrio. 

No es muy sencillo cuidar de los demás si no cuidamos antes de nosotras mismas. Si cuidas de ti misma ya estás cuidando a tus hijos. Si estás descansada, si tienes tiempo para cuidar de tu cuerpo y cultivar tus vínculos estarás de mejor humor. 

Toma en cuenta que nuestros hijos se inspiran por nuestro ejemplo y si les demostramos que practicamos el autocuidado, podemos fomentar en ellos una autoestima más positiva y que tengan su propio bienestar como una prioridad. 

Eres una excelente madre y día a día haces mucho por tus hijos, pero no dejes de lado tu bienestar, recuerda que en el equipo de OpciónYO podrás encontrar aliados para hacer tu mundo mejor.

Comienza ya.

Tú también puedes comenzar Tu Mundo Mejor.

Encuentra el profesional ideal.
El contenido de este artículo refleja las opiniones de su autor, y no reflejan las opiniones de Opción YO. Todo el contenido para uso informativo exclusivamente. No sustituye el asesoramiento, el diagnóstico o el tratamiento de un médico o un profesional de la salud. Nunca ignore los consejos médicos profesionales por algo que ha leído en este sitio. Si cree que puede tener una emergencia médica, contáctese inmediatamente con su médico o con el 911.

Lo más leído


1

¿Cómo trabajar la confianza en la relación de pareja?

Comienza ya.

No estás solo. Comienza a hacer Tu Mundo Mejor.

Encuentra apoyo ya.

Si estás pensando en hacerte daño a ti mismo o a otras personas, o si sientes que estás pasando por una emergencia no utilices este web site. Comunícate inmediatamente con los servicios de emergencia de tu localidad.