¿Cómo explorar el autoconocimiento en tiempos de Pandemia?

Todos nos hemos sentido afectados por la pandemia que se desencadenó en 2020, y aún un año después seguimos sufriendo sus consecuencias, por eso importante, además de todos los recaudos para cuidar nuestra salud física, también cuidar nuestra salud emocional y realizar una mirada transpersonal para explorar el autoconocimiento en tiempos de pandemia.

offline

¿Qué efectos ha tenido la pandemia en el autoconocimiento?

Comenzando el 2020 el mundo entero se enfrentó a la pandemia global provocada por el virus Sars Cov 2, que produce la enfermedad de covid-19, y la verdad es que ha sido un cambio radical en la cotidianidad de todos. Incluso un año después, seguimos readaptándonos a esa nueva realidad. 

Es crucial no descuidar nuestra salud física, ni nuestra salud emocional, por eso debemos practicar el autoconocimiento y siempre contar con ayuda profesional

La pandemia Covid-19 despertó una creciente necesidad de autoconocimiento. Durante el encierro muchas personas nos encontramos cara a cara con nosotras mismas. Algunas observamos nuestros miedos, apegos, evasiones y dolores, y otras, un estado de insatisfacción, un “algo me falta”, que aún quizás teniéndolo todo, comienza a manifestarse. A la vez se ha hecho imperante cierta necesaria adaptación a los requerimientos de la nueva normalidad, sea trabajando desde casa o incluso más de alguien se ha enfrentado a la búsqueda de alternativas a su quehacer cotidiano.

La necesidad de ajustarse a los tiempos que estamos viviendo ha permitido también apreciar lo realmente importante, los vínculos con las personas que amamos, el amor propio y el autocuidado. Es en este punto cuando parte de nosotros nos empuja a comenzar nuestro trabajo interior. Una búsqueda de sí mismo y del sentido existencial del compartir experiencias vitales significativas. Una pausa obligada para observarnos detenidamente y valorar nuestras herramientas personales e incluso descubrir y desarrollar talentos antes ocultos. 

Desde esta mirada podemos preguntar, por qué no llevar la oportunidad de esta experiencia que se abre ante nosotros un paso más allá, profundizar en nuestro autoconocimiento y el desarrollo de nuestro ser en todo su potencial.

Tenemos muchas herramientas a nuestro alcance para practicar el autoconocimiento y aprender a manejar nuestras emociones. La guía de un profesional nos ofrece un espacio seguro para realizar este trabajo, y alcanzar el éxito, incluso en medio de una pandemia.

¿Necesitas hablar con alguien?
Conéctate HOY con un profesional online.

¿Cómo desarrollar la mirada transpersonal para desarrollar el autoconocimiento?

La mirada transpersonal es una psicoterapia para el viaje interior.

Desde la psicología transpersonal se despliega una disciplina psicoterapéutica que le proporciona un interesante desarrollo a la dimensión espiritual de cada ser humano, enfocándose a que la persona alcance niveles óptimos de bienestar y equilibrio mental. Así, en la búsqueda de la autorrealización y la autotrascendencia, conecta lo psicológico con lo espiritual enfatizando la honestidad de la experiencia subjetiva, respeta la vivencia directa que experimentamos con nuestra realidad interior y la infinita riqueza de oportunidades y perspectivas que definen el horizonte de las experiencias humanas.

El término transpersonal significa «más allá de la persona», y se utiliza en el ámbito de la psicología para describir experiencias, procesos y visiones del mundo que se extienden más allá de lo ordinario al experimentar una realidad mayor y más significativa, conectada a lo espiritual. La psicología transpersonal, conocida como la cuarta fuerza, emerge de manera natural desde la Psicología Humanista de la mano de conocidos pioneros como Stanislav Grof, William James, Viktor Frankl y Abraham Maslow, entre otros. Una nueva mirada que reconocería todo el espectro de la experiencia del ser humano, explorando, como objetivo principal, el desarrollo de todo su potencial, en una profunda y más duradera forma del ser esencial que existe más allá del ego condicionado en la dimensión espiritual.

La psicología transpersonal, en búsqueda de una mayor trascendencia, combina gran variedad de elementos teóricos y prácticos provenientes tanto de otros enfoques de la psicología tales como el conductismo, la orientación cognitiva y la humanista, como de otras disciplinas, que van desde la filosofía occidental a la oriental, integrando la denominada sabiduría perenne que incluye el Budismo, Taoísmo, Sufismo y otras experiencias trascendentales, prácticas religiosas y místicas incluyendo los llamados estados no ordinarios de conciencia.

En consecuencia, en el marco de la psicoterapia transpersonal, como parte del proceso de desarrollo personal y espiritual, se integra una amplia gama de técnicas provenientes de las corrientes antes mencionadas e integra otras que, desde la mirada de la dimensión trascendental del ser humano, complementen terapéuticamente un autoconocimiento en conciencia. Esencialmente, prácticas que se puedan adaptar a las necesidades específicas y las circunstancias particulares de cada persona. Luego, su meta no es sólo buscar soluciones a problemas concretos, va mucho más allá, busca facilitar en conjunto con cada persona el ascender a niveles superiores de salud psicológica, a desarrollar su capacidad de admitir la responsabilidad sobre sí misma, sus vínculos y experiencias, a proporcionar aquellas herramientas para responder de forma apropiada a diversos requerimientos físicos, emocionales, mentales y espirituales de acuerdo con sus preferencias personales y a conectarse con su propia dimensión trascendente.

Este enfoque terapéutico promueve observar y sanar tanto temas que yacen en etapas vivenciales en el presente como aquellas experiencias más tempranas que todavía afectan de una u otra manera el ser y el estar en el mundo. 

Indaga en aquellos esquemas mentales que podrían estar provocando el malestar psicológico y emocional, al reconocer en lo personal los efectos de diversas situaciones propias de la vida empleando diversas herramientas para afrontar, aprender y aprehender de estas vivencias. A la vez, potencia cualidades personales e incorpora nuevas prácticas para alcanzar poco a poco un mayor conocimiento de sí mismo y del camino personal. Para ello se centra en modelos positivos que reflejan la verdadera naturaleza de nuestra psique humana e invita a reparar en las capacidades internas al reconocerse uno mismo como parte activa en el proceso de autodesarrollo y autorrealización. Así, favorece los recursos internos para eliminar los conflictos internos y dejar atrás viejas predisposiciones, entre ellas, la rabia, el dolor y el miedo, para vivenciarlas desde una nueva perspectiva, en presencia en el aquí y el ahora, un sentido de equilibrio y armonía con la vida.

En el proceso psicoterapéutico la persona afronta cuatro fases. 

  • Principia por dirigir la mirada hacia uno mismo para identificar los patrones mentales y emocionales, y así poder admitir que todo conflicto o crisis es parte de la transformación personal. 

  • Luego, establece patrones saludables de acuerdo con sus propios requerimientos. 

  • Más tarde, desde un estado de consciencia absoluta que permita desarrollar la capacidad de identificar sus emociones para elegir y tomar nuevas opciones ante ellas. 

  • Por último, como parte del recorrido se despliega el reencuentro con la esencia, la persona puede alcanzar el nive conocido como transpersonal y ahí es capaz de reconocer todas las experiencias como una fuente de aprendizaje y crecimiento para despertar la consciencia, una naciente y poderosa conexión espiritual, una mayor empatía por los demás y una apreciación sincera por la vida.

La psicoterapia transpersonal impulsa a cada persona a reconocer su valor real, esto la hace una perspectiva apropiada para aquellos que puedan estar experimentando síntomas o patrones que dificultan su capacidad para apreciar y disfrutar las experiencias de la vida. Las temáticas y problemas que puede ayudar a tratar incluyen desde ansiedad, depresión, fobias, angustia, adicciones y procesos psicológicos con algún componente espiritual a la búsqueda de sentido o misión anímica, las cuales se abordan dentro del marco que, en cada caso, se considera un trabajo personal al identificar, potenciar y cultivar aquellas características únicas que permitan afianzar su propio equilibrio y alcanzar una salud psicológica y mental.

Como ya vimos, la metodología utilizada en este enfoque terapéutico es una combinación de la psicología contemporánea con tradiciones espirituales de todo el mundo. Entonces, conjuntamente a una psicoterapia analítica-reflexiva, este proceso puede comprender, entre otras, técnicas y disciplinas tales como: trabajo corporal, focussing, visualización guiada, meditación, estudio de sueños, expansión de la consciencia, terapia regresiva, respiración consciente, ejercicio físico, sanación del niño interior e incluso terapias complementarias. Así también, sus beneficios se pueden expandir a otras áreas del desarrollo interior, las relaciones, equilibrio y salud, dependiendo de la variación de las técnicas utilizadas y el impulso único en cada camino de búsqueda de trascendencia.

Por último pero no menos importante, en la psicoterapia transpersonal es crucial trabajar la naturaleza del vínculo, ya que implica todo un proceso de trabajo con respeto a la individualidad de cada persona que también se expande al entorno terapéutico, y va orientado a compartir tales experiencias, a través del compromiso y de la aceptación interpretativa de cada persona. 

Desde esta perspectiva, ambos participantes se encuentran comprometidos activamente en el proceso terapéutico-analítico, participando de la misma experiencia en terapia basada en la igualdad. Esta conciencia compartida asegura la empatía y la comprensión y promueve una actitud de apertura mental y autenticidad, donde ambos aspiran a estar presentes y conscientes dentro de sí mismos, lo que promueve una mejor integración para alcanzar niveles de bienestar y el desarrollo continuo.

La incertidumbre, el miedo y el peligro puede ser intimidantes, todo el escenario que ha desencadenado la pandemia por Covid-19 puede ser una verdadera pesadilla, por eso debemos contar con el apoyo de un profesional y así trabajar nuestras emociones para que no nos dominen. Especialmente en los momentos de crisis debemos mantener la calma, y tratar de sacar lo mejor de cada situación.

Cuidar tu salud también significa cuidar tus emociones.

Para recibir apoyo personalizado
Habla con un profesional hoy.