¿Cómo es la vuelta a clases en pandemia?

La ambigüedad y ansiedad que representa el regreso a clases no es un secreto para nadie, así como hemos tenido que adaptarnos a nuevas situaciones, el colegio no se queda atrás, y es natural que nos sintamos estresados ante este panorama, incluso nuestros hijos pueden presentar inseguridad y ansiedad, por eso debemos apoyarlos emocionalmente con la ayuda de un profesional.

offline

¿Cómo ha afectado la pandemia a los niños?

Cuando la Organización Mundial de la Salud decretó la pandemia por la enfermedad de Covid-19 casi ninguno de nosotros se imaginaba la magnitud de la situación. Ahora ha pasado más de un año, después de meses en aislamiento, hemos podido salir, y hemos tenido que adaptarnos a una nueva normalidad, porque la realidad que nos esperaba fuera de casa era una muy distinta a lo que recordábamos, 

Ahora tenemos que seguir un protocolo de higiene bien específico, no exponernos, mantener distancia, utilizar tapabocas y protectores, desinfectar todo, las actividades todavía no se han retomado con regularidad, e incluso hay países donde han tenido que volver a fase 1, porque aunque se han hecho muchos avances, todavía estamos lejos de escuchar el final de la historia del coronavirus.

Todos nos hemos visto afectados, pero en especial, de manera emocional, porque la incertidumbre es abrumadora y es muy fácil caer presas del estrés, la ansiedad y la depresión, pero ¿cómo afecta esto a nuestros hijos?

La pandemia también ha afectado a los jóvenes, niños y adolescentes, ya que los ha privado de ir socializar, realizar actividades físicas e ir a la escuela, sustituyendo su educación con las clases en línea, que han significado todo un reto para todos.

Es sumamente tener rutinas diarias, que los niños se levanten a una hora pautada, salgan de la cama, se cepillen los dientes, se duchen, se vistan, vayan a clases, interactúen con sus compañeros, hagan ejercicio, estudien, regresen a casa, hagan la tarea, jueguen deporte y se involucren en la casa. 

Todo este itinerario busca mantener a los niños activos y que su día se vaya desenvolviendo a través de distintas etapas. 

La pandemia ha desbaratado los horarios y las etapas, sin embargo, esto no significa que tenemos que ser rígidos, por el contrario, nos invita a ser flexibles y cultivar la paciencia porque no todos los días se podrán cumplir los planes trazados.

Los niños y adolescentes están bajo mucha presión por el tema de sus estudios, también se ven afectados por la incertidumbre que genera este virus y presionarlos a que cumplan itinerarios estrictos más bien podría ser contraproducente.

Esta lucha contra el coronavirus nos ha enseñado a valorar nuestra salud por lo cual nuestras emociones también deben ser una prioridad, reprimirlas, no tratar el estrés o la ansiedad, puede desencadenar malestares mentales y físicos.

La ayuda de un profesional de la salud es indispensable para asistir a nuestros hijos y ayudarlos a lidiar con la ansiedad, el estrés, el miedo y la depresión.

Todos somos vulnerables y la principal herramienta es la prevención.

Para recibir apoyo personalizado
Habla con un profesional hoy.

¿Qué retos enfrentan los niños al volver a clase en pandemia?

Nuestros hijos enfrentan retos todos los días, y en medio de esta lucha contra el covid-19, se pueden ver mucho más afectados ya que también están expuestos a malestares emocionales.

¿Los niños pueden sufrir ansiedad?

Si, los niños no están exentos de los malestares emocionales a lo largo de su desarrollo. Es normal que sufran preocupaciones, miedos y tristeza, pero cuando son muy intensos y persisten en el tiempo, podrían desarrollar ansiedad, o incluso, depresión. 

El miedo es una de las emociones más comunes entre los niños, es bastante regular que le teman a la oscuridad, a los monstruos bajo la cama, o incluso a dormir solos; también es regular que sientan angustia, como cuando se separan de los padres y se quedan al cuidado de otras personas. Ahora bien, si estos temores y angustias no se superan, se incrementan y llegan a tal magnitud que interfieren con su desarrollo escolar, juegos o interacciones sociales, podría estar presentando un trastorno de ansiedad.

¿Qué tipo de ansiedad pueden sentir los niños?

  • Ansiedad por separación. Cuando se separan de los padres sufren un miedo terrible.

  • Ansiedad social. Miedo a la escuela o a situaciones donde estén otras personas.

  • Ansiedad general. Preocupación excesiva por el futuro.

  • Fobia. Miedo extremo a algo específico.

  • Trastorno de pánico. Se presentan cuadros reiterados de miedo intenso y paralizante.

¿Qué síntomas de ansiedad puede presentar un niño?

  • Miedo.

  • Preocupación.

  • Enfado.

  • Irritabilidad.

  • Fatiga.

  • Problemas para dormir.

  • Desórdenes alimenticios.

  • Dolor de cabeza o estómago.

Si observas alguno de estos síntomas en tu hijo, lo más recomendable es hablarle con honestidad y buscar apoyo profesional. Lidiar con la ansiedad a temprana edad le ayudará a tener un mejor futuro.

¿Cómo manejar el regreso a clases?

Siempre es importante estar atento ante las señales de malestares emocionales que puedan presentar nuestros hijos, en especial la ansiedad, ya que es una de las más comunes, y la pandemia es un detonante para la ansiedad. 

Sabemos que la educación y socialización son fundamentales en las etapas iniciales y en la adolescencia, sin embargo debemos tener en cuenta ciertos factores para que esta vuelta al cole sea canalizada de la mejor manera y los niños no se expongan ante el coronavirus.

Volver a clases con la pandemia es un escenario que a todos nos intimida y para los niños y adolescentes, puede ser abrumador.

Así que veamos:

1. Conversar con tu hijo o hija de que este regreso a clases será distinto que en años anteriores, este año hay un elemento clave que no pueden dejar en casa y es la mascarilla… ya eso lo hace distinto, antes pendientes del abrigo, lápices y libretas ahora cuidar su salud pasó a primer lugar, por lo tanto concientiza a tus niños y niñas las medidas de seguridad sanitarias que se han venido practicando hasta el momento.

2. Es posible que el niño o joven sienta rechazo al colegio, ya que la rutina se ha roto desde hace algunos meses y se ha instaurado una nueva (acostarse y levantarse tarde, jugar más que estudiar, mayor tiempo de videojuegos y televisión, etc.). Dejar eso que le produce placer puede generar poco agrado a la vuelta al colegio o cierta irritabilidad, más síntomas de angustia por lo novedoso que puede ser este año académico.

Así que, te recomiendo que una semana o días antes comiences anticipando esta nueva rutina que está por venir, en cuanto horarios, repaso y hablando del regreso al colegio, para que se convierta en un tema para abordar en familia.

3. Recordarle y hablarle con palabras adecuadas a su edad de la importancia del colegio, para su aprendizaje, las relaciones sociales, actividad física, así como el establecimiento de un horario más estable y necesario para su crecimiento.

4. Como madre y padre debemos manejar nuestros niveles de angustia, apegarnos a la realidad, seguir protocolos y canales regulares que nos plantearán los colegios, no anticipemos negativamente como catastrófico o poco alentador, ya que nuestros niños y niñas presencian esta inestabilidad que mostramos y se sienten poco seguros en la nueva situación que experimentarán.

Por último, tener presente lo que proporciona el colegio a nuestros niños y a las familias es fundamental, ese debe ser nuestro foco y conjuntamente con las medidas necesarias podremos abordar esta nueva normalidad. De igual manera ten en cuenta un periodo entre un mes y dos meses como adaptación tanto para ti como para el niño o joven, y si sientes que existen situaciones que no logras manejar busca ayuda psicológica para tener una mejor visión de la situación que están presentando.

¿Cómo debe ser el protocolo de salud e higiene?

Una de las principales batallas que hemos dado contra el coronavirus es la de extremar nuestros cuidados de higiene, algo tan sencillo como lavarse las manos y taparse la cara al estornudar, puede ser tan poderoso como para salvar vidas, y esto es lo que hay que comunicarle a nuestros hijos.

  • Usar siempre tapabocas.

  • Lavarse e higienizarse regularmente las manos.

  • Mantener distancia.

  • Evitar el contacto físico.

  • No utilizar los juguetes o materiales de los demás compañeros.

El coronavirus es una amenaza real que ha trastocado nuestra vida y nos sigue poniendo en riesgo, por eso es crucial que nuestros hijos entiendan los riesgos y puedan adoptar una posición segura al respecto, sin dañar su salud emocional.

Este año hemos aprendido que la salud es lo más importante, y eso incluye cuidar nuestras emociones. Por más oscuro que parezca el panorama, si nos cuidamos entre todos, podremos salir adelante.

Comienza ya. Encuentra el psicólogo online ideal para ti.
Cuida de tus emociones con OpciónYO