¿Cómo es la Empatía y la Adherencia en el tratamiento de psicoterapia?

La empatía es uno de los factores primordiales en la relación con el paciente que se propone facilitar la adherencia al tratamiento psicoterapéutico. Esta adherencia está determinada por múltiples factores que inciden en problemas de abandono y deserción que afectan las oportunidades de alivio, que contribuyan a mejorar la salud mental de la población.

offline

¿En qué consiste la empatía y adherencia en el tratamiento de psicoterapia ?

Las instituciones de servicio público deben de observar los factores limitantes en la calidad de atención que ofrecen, además de reconocer en ello áreas de oportunidad para mejorar sus servicios, tanto asistenciales como académicos.   

Se han propuesto entre otros limitantes, factores ambientales, económicos y materiales como de recursos humanos y el nivel de su educación y formación profesional, como las mayores áreas a desarrollar en este campo. 

Entre los factores de los terapeutas, se considera la calidad de empatía como una herramienta útil para la buena práctica clínica y uno de los factores determinantes en lograr mayor adherencia de los pacientes a tratamiento.

Sin embargo, a pesar de ser un recurso de progreso y herramienta psicoterapéutica por excelencia en las diferentes modalidades de tratamiento, poca evidencia existe disponible para que educadores, clínicos y psicoterapeutas, incidan en las áreas que conforman el desarrollo de la empatía en el terapeuta, para mediante este reconocimiento se integren sus distintas bondades, al ofrecer información que permita orientar al terapeuta en mejorar su acción y habilidad empática en este proceso.

Por lo anterior, se requiere de estudiar la empatía del terapeuta y observar su desarrollo a través de sus distintas etapas de formación en apoyo al proceso de su mejor práctica clínica y maduración profesional, en corresponsabilidad con la institución que invierte en ello programas teóricos, clínicos de supervisión individual, grupal e institucional.  

Para los terapeutas que aman la psicoterapia, la escucha activa y la empatía forman parte primordial de la relación en el tratamiento. Ésta no puede ejercerse sin escucha activa. Carl Rogers, en su terapia centrada en el cliente, utilizó la escucha activa para expresar sinceridad, aceptación y empatía (Myers, David G 2004).

Históricamente se ha definido de muchas formas, cada una dando énfasis a lo que destaca en ella cada autor. La empatía (la Einfulung) que propone Steiner es, por lo tanto, decisiva. Empatía que quiere decir sentir con el otro, pasionalmente sentir con el otro, identificarse, ser el otro.

El paciente al darse cuenta de la aceptación y la empatía por parte del terapeuta comienza a hablarnos de su realidad, de su pesar y es entonces cuando el lector de esta escucha se arriesga a involucrarse,  ya que con su capacidad para ver más allá de lo que otros no ven logra interpretar esa parte que para el paciente es vital.

Entonces ¿Cuáles serían los resultados o síntomas de que un paciente no sintiera esta empatía en su primera consulta? Considero que pueden ser los siguientes: 

  • Pacientes que abandonen el tratamiento.

  • Pacientes que busquen otro terapeuta. 

  • Pacientes que al no sentirse comprendidos puedan pensar que la psicoterapia no es el medio para atender sus malestares.

El buen flujo de comunicación entre paciente y terapeuta es crucial para lograr un adecuado manejo de las emociones y que el apoyo, la contención y guía que reciba el paciente, sea la más adaptada a sus necesidades singulares.

Todos somos distintos, es cierto, pero todos buscamos vivir mejor y en algún momento, necesitamos ayuda profesional para sanar y salir adelante.

No tienes que luchar solo.

Comienza ya. Encuentra el psicólogo online ideal para ti.
Cuida de tu salud mental con OpciónYo

¿Qué es lo que más ayuda a las personas a mejorar (el problema)?

Un factor que no ha podido ser bien estudiado es precisamente, el rol de la empatía en el proceso de la psicoterapia y considero que de ser tomado en cuenta en las primeras sesiones con el paciente, este podría enseñarnos su mundo interior y los primeros proceso de terapia podrían darse con mayor facilidad, por ejemplo la alianza de trabajo en conjunto con el paciente.

“La empatía ha sido desarrollada y considerada como la base principal de las habilidades sociales y el punto de partida para el desarrollo de las mismas. Se define como la habilidad para tener conciencia de los sentimientos, necesidades y preocupaciones de los otros y por lo tanto, estar en capacidad de responder adecuadamente frente a éstos. Se ha ejemplificado como la facilidad para ponerse en los zapatos del otro, y ser capaz de mirar desde la perspectiva del otro” (López de Bernal María Elena 2003). 

Pero hasta donde esta capacidad nos permite ver las necesidades de los demás y sobre todo la de los pacientes: Creemos que esta habilidad en muchas ocasiones servirá al terapeuta para ejercer de una forma más amena su trabajo, sin embargo la historia de cada paciente traerá consigo un monto de ansiedad que no dejará en un principio trabajar con los aspectos más profundos, por consiguiente en el eje de trabajo si esta habilidad se sigue presentando por parte del terapeuta junto con toda su preparación analítica estos aspectos ocultos podrán salir a flote tarde o temprano. 

En 1897 el psicólogo filósofo alemán Theodore Lipps introdujo la palabra Einfuhlung desde su origen en la estética al campo de la psicología, al describir las experiencias personales que se asocian con el concepto de empatía. El termino en Ingles “empathy” es un neologismo acuñado por el psicólogo Edward Bradner Titchner  (1909) significado equivalente de Einfuhlung Southard (1918) fue el primero en describir el significado de la empatía en la relación médico-paciente con el fin de facilitar el resultado diagnóstico. 

A partir de ese momento los científicos americanos del campo de lo social y conductual con frecuencia usan el término de la empatía para referirse a la  relación que se establece en la psicoterapia (Citado en Pigman, 1995- Mohammadreza Hojat 2012).

¿De qué forma puede llegar a beneficiar conocer de este proceso antes de ver a un paciente?

En mi experiencia como psicoterapeuta he observado que los pacientes que realmente sienten este proceso y esta escucha activa en el proceso el tratamiento son aquellos que finalizan el proceso de psicoterapia y son pacientes comprometidos con entender que es lo que de su pasado puede estar comprometido en el presente que no le permita observar ciertos errores en su vida diaria y el terapeuta tendrá la tarea de guiar en ese sentido.

¿Qué nos puede ayudar a mejorar la empatía y adherencia en los tratamientos de psicoterapia?

Estos son algunos elementos que ayudar a favorecer el vínculo con el terapeuta:

  • Analizar su perfil, desde antes de pedir una cita debes estar cómodo con quien te atenderá.

  • Informarte del tipo de psicoterapia que recibes.

  • Estar comprometido a realizar una alianza de trabajo.

Entre otros aspectos, el estudio empírico de la empatía toma relevancia en la educación para todas las instituciones comprometidas en formación de recursos humanos profesionales para la atención de la salud, y especialmente en la psicoterapia.

En el escenario psicoterapéutico se construye un espacio de subjetivación en el que el vínculo con el otro se vitaliza desde una conciencia de la ajenidad y la curiosidad y en el cual la relación que se teje plantea la posibilidad de reconocer permanentemente la alteridad, enriqueciendo de esta manera el vínculo. 

De acuerdo con Puget (2002), el vínculo no es una suma de uno más uno, sino una nueva entidad; es en el vínculo donde se constituyen los sujetos. Por eso, ningún vínculo terapéutico deja a quien lo vive igual a como era antes, ya que este se construye sobre un trabajo que privilegia la particularidad de cada sujeto y la complejiza hacia las posibilidades de cambio del mismo. (Sucely Margarita, El cuidado de lo humano en el contexto universitario: aportes de un equipo de psicólogos, Bogotá, Editorial Pontificia Universidad Javeriana, 2008, p-232)

La empatía es un atributo que se distribuye desigualmente en la población. Los seres humanos no son creados iguales en lo que respecta a la capacidad de ser empáticos. Es un regalo brindado en abundancia a algunos y en cantidades escasas a otros. Es un don que puede crecer como un árbol si las condiciones son las correctas. 

Un concepto complejo, tal como lo es la empatía no puede ser tema de investigación científica en ausencia de un instrumento que produzca resultados cuantificables. Un instrumento diseñado para medir la empatía en la atención al paciente no puede pasar la prueba de fuego de validez de apariencia y contenido a menos que sus elementos sean no solo consistentes con la definición del tema bajo estudio, sino también relevantes para el contexto de atención al paciente. (Mohammadreza Hojat 2012)

La terapia psicológica tiene toda una variedad de ramificaciones y especialidades que conjugan sus conocimientos específicos para brindar la mejor metodología posible, los distintos procesos ayudan a que el paciente pueda seleccionar y terminar su proceso de psicoterapia.

Cada persona tiene su propio proceso, su ritmo y necesidades particulares, la psicoterapia ofrece una diversa gama de especialidades para tratar todo lo que necesitemos, y así poder alcanzar un bienestar integral.

Flor Teresa Morales Madera

Para recibir apoyo personalizado
Habla con un profesional hoy.