¿Cómo enfrentar la ambigüedad que vivimos?

Marilyn Dilluvio

Licenciada en Psicología. Master en Psicología Clínica

La pandemia por covid-19 ha trastocado la vida de todos y muchos se han visto severamente afectados, ahora que el mundo entero está en fases de vacunación es posible que estemos entrando en la recta final, sin embargo, los expertos aseguran que todavía hay camino que recorrer y no debemos bajar la guardia. En esta situación de ambigüedad actual, ¿cómo me siento? ¿cómo puedo atender mis emociones?

¿Cuáles son los efectos emocionales que ha tenido el Covid-19?

Qué poco nos imaginábamos las consecuencias del covid-19, allá en los primeros meses del 2020, qué año tan complicado, duro y doloroso nos ha resultado. Aunque a unos más que otros, ciertamente el covid-19 nos ha tocado a todos, de alguna forma u otra.

Ya sea que hayas contraído el virus, o que un familiar o ser querido tuyo lo haya tenido, con consecuencias leves o devastadoras, o incluso si eres uno de los pocos afortunados que no lo ha contraído, todos hemos visto cómo el mundo se detuvo en resguardo ante una situación de amenaza latente y hemos tenido que cambiar nuestro modo de vida para cuidar nuestra salud.

La mayoría de nosotros conoce los síntomas del covid-19, las medidas de prevención y los protocolos de seguridad, sin embargo, ¿cuánto se ha hablado de las consecuencias emocionales que ha provocado la pandemia por covid-19? 

Ahora estamos en fase de vacunación y en muchos lugares se ha empezado a retomar la vida regular, incluso sin el uso de barbijos, pero muchos expertos aseguran que aún se deben mantener los protocolos de seguridad y es que la vacunación debe ser total y absoluta en todo el mundo, expresan. 

Esta ambigüedad puede producir mucha inseguridad, estrés y ansiedad, y siempre será mejor mantener los cuidados físicos y emocionales.

¿Qué estrategias podemos aplicar?

En este sentido, queremos ofrecerte algunas estrategias para mantenerte a ti a tu familia con los mejores cuidados.

  • Manejo consciente de la información. Cuida tus fuentes de información, de qué canales recibes las noticias, evita preferiblemente la información por redes sociales y aprende a identificar cuándo es el momento oportuno para apagarlas. Tampoco se sobre expongas, el exceso de información también puede ser tóxico.

  • Dar y recibir apoyo socioemocional. Mantener el contacto con tus seres queridos, ya sea que los puedas ver en persona o no, siempre es importante prestarle atención a nuestras relaciones familiares y de amistad. Una conversación con un ser querido puede resultar tan sanadora como revitalizante. 

  • Aceptación. Las emociones que se desprenden de las situaciones complejas son circunstanciales, sólo si se vuelven demasiado intensas, si te impiden realizar tu vida diaria o si se mantienen en el tiempo, sería necesario ver a un profesional.

  • Activar o desactivar. Según sea el caso, es importante que aprendamos a identificar cuándo debemos mantenernos activos y cuándo propiciar el descanso.

  • Cuidar la alimentación y el sueño. Nuestra adecuada alimentación y correcto descanso son fundamentales para mantener nuestro bienestar, por eso debemos prestarles especial cuidado en situaciones particulares, como la ambigüedad que vivimos en tiempos de pandemia.

  • Buscar apoyo profesional. Ya sea que requieras atender algún malestar emocional o si sólo quieres alguien con quien hablar, el apoyo profesional siempre dará buenos resultados.

La pandemia por covid-19 ha trastocado nuestra vida, hemos tenido que adaptarnos a una nueva normalidad y nos hemos visto expuestos a prolongados períodos de miedo y estrés, pero si algo nos ha dejado de enseñanza es que debemos actuar juntos para salir adelante.

Quizás estemos viendo el comienzo del fin de esta pandemia pero no debemos bajar la guardia, debemos seguir cuidando nuestra salud física y emocional.

Comienza ya.

Comienza ya. Encuentra el psicólogo online ideal para ti.

Cuida de tu salud mental con OpciónYO

¿Cómo puedo entender mis emociones?

Hace más de un año que la OMS declaró la pandemia por covid-19 y desde entonces nuestra vida diaria se ha visto transformada, desde los duros días de confinamiento, el miedo y la angustia por nosotros mismos, por nuestros seres queridos, hasta adaptarnos a una nueva realidad.

Hemos aprehendido las regulaciones de salubridad y casi las tenemos normalizadas, como el uso de barbijo y el desinfectarnos las manos, siempre con la finalidad de protegernos de la mejor manera posible, pero ¿cómo protegemos nuestras emociones?

Quizá no hemos hablado suficiente de cómo nos afecta emocionalmente el covid-19 y qué podemos hacer para contrarrestarlo, para esto lo principal sería entender nuestras emociones y no reprimirlas.

La licenciada en psicología de OpciónYO Marilyn Dilluvio, nos explica en profundidad sobre este tema. 

Para empezar a entender y ser consciente de mis emociones en este momento, primero debo definir y visualizar que estamos viviendo una cuarentena; entendiéndose como una situación temporal que incluye aislamiento, interrupción de muchas de las actividades y que es una estrategia para evitar la propagación de una enfermedad, en este caso del COVID-19. 

De toda esta definición lo que más nos debe quedar claro es que es temporal y que será una condición por un período de tiempo, no sabemos cuánto, pero que tendrá un momento de culminación.

Muchas veces, ante la ambigüedad,sentimos que esta situación es permanente, anticipo negativamente, me siento desesperanzado y me es difícil desarrollar apego a la realidad; adicionalmente, ante esta situación aparecen en nosotros muchas emociones negativas que según Fernández-Abascal, García, Jiménez, Martin y Domínguez (2010) las definen como “emociones desagradables, que se experimentan cuando se bloquea una meta, se produce una amenaza o sucede una pérdida”. 

Con esta definición podemos desglosar y poner en evidencia todas las sensaciones que tenemos ahora y así poderlas entender de manera más sencilla:

  • Bloqueo de Metas: proyectos, rutinas y actividades se vieron canceladas, pospuestas y hasta destruidas por una situación mundial. Esto genera rabia. Sin embargo, podemos establecer dentro de nuestra nueva vida nuevas acciones o adaptarlas, darle un significado distinto a la situación que estamos viviendo y hasta crear nuevas metas… sí, nuevas, porque recordemos que esto es temporal.
     

  • Amenaza: esta palabra nos habla precisamente de una emoción, del miedo. El miedo al contagio, a futuros inciertos y a que como persona no podamos manejar la situación. Una de las maneras de protegerme ante la situación amenazante es preguntarme ¿qué tan real es mi miedo? ¿Qué puedo hacer para protegerme de esta emoción? ¿Me paraliza o me alerta para ejecutar acciones?
    Cada pregunta y respuesta es personal e individual, por lo que la percepción del miedo puede variar de una persona a otra.
     

  • Pérdida: a perder un trabajo, rupturas de relaciones de pareja o relaciones sociales, a perder momentos de ocio y sobre todo a la pérdida de un ser querido. Todo esto se relaciona con la emoción de la tristeza, donde el duelo cobra mucha fuerza en estos momentos. Y aquí el drenar a través del llanto, actividad física, leer, escribir, tocar un instrumento o ver videos, puede aliviar y ayudarte a manejarlo; aunque lo más importante es que busquemos dentro de nuestras preferencias, lo que nos ayude a calmar y canalizar esta emoción.

En conclusión, sentir todo esto es normal y más bien lo que nos podría causar descontrol es normalizar “que no me pasa nada”, por tal motivo, debemos detectar si la situación nos desborda, bloquea de actividades diarias o limita la relación con los demás; entonces, en ese instante busca ayuda profesional para que logres canalizar todas estas situaciones. Me ofrezco para acompañarte en este momento.

Es normal aún tener miedo ante esta amenaza invisible y aunque es posible que podríamos estar acercándonos a su fin, no debemos dejar de cuidarnos. Atender nuestra salud física y emocional debe seguir siendo la prioridad. Para esto lo más recomendable es contar con apoyo profesional ya que los expertos en salud pueden ofrecer una guía acertada para seguir protegiéndonos.

La pandemia por covid-19 pasará, ya llegará el tiempo de disfrutar como antes, de reencontrarnos y seguir creciendo, pero mientras tanto, sigamos cuidándonos juntos.

Comienza ya.

Hablar con alguien te ayudará a hacer Tu Mundo Mejor.

Estamos aquí para ayudarte. Comienza hoy.
El contenido de este artículo refleja las opiniones de su autor, y no reflejan las opiniones de Opción YO. Todo el contenido para uso informativo exclusivamente. No sustituye el asesoramiento, el diagnóstico o el tratamiento de un médico o un profesional de la salud. Nunca ignore los consejos médicos profesionales por algo que ha leído en este sitio. Si cree que puede tener una emergencia médica, contáctese inmediatamente con su médico o con el 911.

Si estás pensando en hacerte daño a ti mismo o a otras personas, o si sientes que estás pasando por una emergencia no utilices este web site. Comunícate inmediatamente con los servicios de emergencia de tu localidad.