Opción YO

¿Qué es el estrés?

Hoy en día vivimos en una sociedad frenética. Tenemos prisa, hemos de llegar a todo. Y a demás hemos de ser buenos en todo. Eso hace que la competencia sea más fuerte todavía y que los estándares suban.

¿Qué es el estrés?

Hoy en día vivimos en una sociedad frenética.Tenemos prisa, hemos de llegar a todo. Y a demás hemos de ser buenos en todo. Eso hace que la competencia sea más fuerte todavía y que los estándares suban.

Muchas veces es difícil lidiar con todo y aparece el estrés. Pero, ¿qué es el estrés?

El estrés sería la respuesta física y emocional ante una situación, pensamiento que nos preocupa, nos pone tensos.

Ante este factor, nuestro cuerpo reacciona como para ponerse a punto para poder afrontar esto. En ciertos niveles el estrés es necesario y resultará adaptativo ya que nos pone alerta y activa todos nuestros sentidos para poder hacer frente a lo que está por venir, esto sería o que definiríamos como eustrés (estrés beneficioso).

No obstante, a menudo la respuesta de estrés es desproporcionada a la situación o simplemente se mantiene en el tiempo porque no tenemos herramientas para lidiar con ello. Esto sería a lo que llamamos distrés o estrés negativo. Sería lo que nos hace sentir irritables, perder el sueño, cansancio, falta de energía, dolores de cabeza o musculares...

Lo que sucede a nivel fisiológico cuando experimentamos estrés, es que nuestro sistema nervioso libera una hormona llamada cortisol. Sus funciones principales son incremental el nivel de azúcar en sangre, contrarrestando la insulina y contribuyendo a la hiperglucemia, y suprimir el sistema inmunológico. Por eso muchas veces las personas que sufren estrés están constantemente resfriadas o con gastroenteritis por ejemplo.

Otro afecto adverso del cortisol sería la pérdida de colágeno, la inhibición de la pérdida de sodio, la secreción gástrica y renal, y la retención de líquidos ya que el cortisol actúa como hormona antidiurética.

Algunas de las consecuencias médicas de sufrir un distrés crónico serían insuficiencia cardíaca, presión arterial alta, diabetes, obesidad, problemas dermatológicos como acné o eccemas, problemas menstruales y/o depresión.

Como ya hemos visto, el estrés negativo no es algo que debamos normalizar ni pasar por alto, dado que puede tener serios efectos en nuestra salud.

Así pues, animamos a realizar aquello que esté en nuestra mano para poder reducir los niveles de estrés. Se recomienda realizar actividades al aire libre y disponer de un espacio para el ocio personal y social. De igual forma está indicado realizar ejercicio físico moderado, así como cuidar las pautas del sueño teniendo un horario definido y durmiendo 8 horas y cuidar nuestra alimentación evitando los estimulantes como cafeína, teína y cacao, así como los alimentos procesados, dulces y grasos, y buscando una ingesta saludable con unos horarios definidos, tomándonos el tiempo suficiente para sentarnos a comer y buscando una buena hidratación.

Otro tipo de estrategias que pueden entrenarse serían la práctica de Mindfulness, de la que hablaremos en el siguiente post, y el aprender a ser prácticos y a saber llevar a cabo una buena resolución de problemas, para lo que necesitamos:

  • Tener bien definidas las situaciones que me generan estrés
  • Saber priorizar
  • Saber qué depende y qué no depende de mi
  • Evaluar mis aptitudes y actitudes y ver que necesito cambiar
  • Saber generar respuestas alternativas
  • Hablarme en un lenguaje positivo y dejar las quejas atrás

Para todo esto los terapeutas podemos acompañar y guiar a la persona, con el objetivo de lograr una vida más llena de calma, serenidad y bienestar, algo que en occidente queda muy distante de la realidad de muchos.

Si estás pensando en hacerte daño a ti mismo o a otras personas, o si sientes que estás pasando por una emergencia no utilices este web site. Comunícate inmediatamente con los servicios de emergencia de tu localidad.

x