Opción YO

Hablemos de Sexualidad: ¿Es necesario definir mi preferencia sexual?

Categorías: Autoestima - LGTB+ - Psicología

No, definir la preferencia sexual va más allá de ponernos una etiqueta. No se trata de catalogarse, sino de aceptarse más allá de la casilla en la te ubiques o te ubiquen. Definir la preferencia sexual es valioso para aprender a quererse uno mismo, con todo lo que eso implique, aun con esos prejuicios y creencias que cargamos en nuestras espaldas.

Hablemos de Sexualidad: ¿Es necesario definir mi preferencia sexual?

¿Mi preferencia sexual me limita?

No, tu preferencia sexual sólo te pone en contacto con tus deseos, algo que podemos perder de vista obnubilados por nuestro contexto. 

Todo aquello que viene de afuera y te dice que algo está bien o mal, es bueno o malo, es lindo o feo, puede socavar tu autoestima y privarte de aceptar tus gustos y placeres tal cual y cómo son, solo por la necesidad de ponerle una etiqueta.

Sin embargo, levantar esas etiquetas como estandarte puede significar un paso adelante en nuestro proceso de reconocimiento personal y aceptación de uno mismo. Así que si así lo sientes, hazlo!

La preferencia sexual es el gusto, preferencia o deseo que tenemos por la otra persona, obviamente donde la sexualidad está incluida. Hoy en día las posibilidades son infinitas, las más comunes pueden ser:

 

  • La heterosexualidad: es decir, la atrección por personas del sexo opuesto. Hombre-Mujer.

  • La homosexualidad; es decir la preferencia por las personas de nuestro mismo sexo, entre ellas se encuentran las preferencias gay, lesbiana.

  • La bisexualidad: es decir la atracción tanto por hombres y por mujeres independientemente de nuestro sexo. 

 

Más allá de estas tres categorías, las posibilidades son mucho más amplias. Puede hablarse de: pansexualidad, demisexualidad, greysexualidad, asexualidad, y un largo etc.

 

¿Está bien cuestionar mi preferencia sexual? 

Las estadísticas han cambiado, años atrás se hablaba que podrías definir tu personalidad y tu sexualidad luego de la adolescencia, donde ya existía un desarrollo evolutivo (físico y mental), pero hoy en día los jóvenes inician su sexualidad tempranamente y dado a la cantidad de información que afortunadamente ya existe, es más sencillo hallarse o colocarse dentro de algún grupo.

Cuestionarte tu sexualidad está bien, ya sea durante tu adolescencia o durante tu edad adulta. No hay un momento correcto para entrar en contacto con nuestros deseos.

La realidad nos muestra que la aceptación de nuestras preferencias sexuales, cuando ellas se corren de la norma, pueden ser muy problemáticas para nuestra vida, y mientras más edad tengamos, más difícil es afrontar esa situación. A veces pareciera ser que aceptar nuestra orientación sexual implica destruir todo lo que hemos construido por años.

Pero no te rindas, empezar a cuestionarte es el primer paso a tu propia aceptación y autovaloración. La terapia puede ser un gran compañero en este camino hacia la libertad.

Comienza ya. Encuentra el psicólogo online ideal para ti.
Cuida de tus bienestar con Opción YO.

¿Cómo puedo estar seguro de mi orientación sexual?

La frecuencia con la cual te sientes atraído por un género u otro es un indicativo de cuál es tu preferencia sexual. Como ya mencionamos anteriormente, no se trata solamente de colocarse una etiqueta para definirte ante los demás. El trabajo debe ser interno y personal.

Cuando por complacer al exterior (familiares, amigos, colegas), niegas quien eres en realidad, la frustración, el desánimo, depresión, ansiedad entre otros aparecen y se vuelven parte de tu cotidianidad.

Definir nuestra orientación sexual debe servir para vivir en coherencia con nuestros gustos , deseos y preferencias. Cuando vivimos más a tono con lo que es importante para nosotros es cuando experimentamos más momentos de felicidad o autorrealización. Y cuando subimos un peldaño en el camino a la autovaloración.

La terapia puede ser un gran compañero a la hora de encarar el camino hacia el descubrimiento y la aceptación. Desechar juicios y prejuicios, resignificar valores, cambiar paradigmas y perspectivas puede ser un trabajo muy duro para un individuo, y mucho más si es alguien que se encuentra aquejado por todos los malestares que pueden acarrear las dudas sobre la preferencia sexual.

Recuerdo el caso particular de un  joven en sus treinta quien  trabajaba en la empresa petrolera y llevaba una vida heterosexual para no decepcionar a sus padres. Pero paralelamente llevaba una vida secreta en la que expresaba su verdadera preferencia sexual. 

Era gay en secreto, se sentía obviamente más atraído por los hombres que por las mujeres. Pero llevar adelante esas dos realidades era insostenible emocionalmente y energéticamente. En terapia trabajamos en su sistema de creencias y en la compasión desde adentro hacia afuera.  

En sus propias palabras dijo “aprendí que si yo estoy bien, todo está bien” . Hoy en día se reconoce como gay sexualmente activo y compartió sus preferencias con su familia y ex pareja, quienes lo aceptaron totalmente, e inclusive tiene 2 hijas hermosas de previo acuerdo con su ex, siendo padre a través de la donación de esperma. ¿El resultado? Pudo incorporar lo mejor de ambos mundos en una sola realidad.

 

¿Qué dudas se presentan recurrentemente sobre las preferencias sexuales?

Las dudas más comunes referentes a la sexualidad vienen de personas que se encuentran más enfocadas en el exterior que en el interior, aquellas donde pesa más la validación que la propia aceptación, normalmente se encuentra en ellas una necesidad de amor que debe ser proporcionada por el otro.

Cuando esa necesidad de validación es muy grande pueden llegar a tener relaciones de ambos sexos sin necesidad de ser bisexuales, obviamente la falta de claridad, les trae preguntas existencialistas, que no estarán formuladas desde una mirada positiva sino más bien desde el reproche.

Esas preguntas son fuente de tormentos y de juicios muy duros que se aplican sobre sí mismos, provocando nuevas dificultades a cada paso del proceso de aceptación y autovalidación. 

A veces, ese tormento lleva a los lugares más oscuros de nuestros pensamientos, y éstos se convierten en intrusivas voces que no dejan apartar la mente ni dirigir la energía a lugares más positivos. 

Pero por suerte, esto es solucionable, la compañía terapéutica puede abrir muchas puertas y liberar muchas mentes. El trabajo terapéutico proporciona la claridad inexistente, permite reciclar el pensamiento del paciente y transformarlo en una narrativa de comprensión, se cambia y resignifica el lenguaje interno. Una vez que cambias la perspectiva, tu mente se expande y logras ver el mundo con más colores.

¿Necesitas hablar con alguien?
Conéctate HOY con un profesional online.

Si estás pensando en hacerte daño a ti mismo o a otras personas, o si sientes que estás pasando por una emergencia no utilices este web site. Comunícate inmediatamente con los servicios de emergencia de tu localidad.

x