¿Cómo se trata la depresión?

La depresión puede hacerte sentir perdido, aislado y desolado, sin ganas de realizar tus actividades diarias, sin propósito y sin poder encontrar satisfacción, ya que este trastorno emocional nos drena y hasta puede incapacitarnos totalmente, sin embargo, no tiene por qué ser una sentencia, la depresión se puede tratar, en acompañamiento con un profesional de la salud.

offline

¿Qué significa tener depresión?

En consulta es común que los pacientes lleguen diciendo “estoy deprimido”, “tengo una depresión”, o “me deprimo muy rápido”, por lo que pareciera que el término depresión lo podemos tener de manera indiscriminada un día u otro, o que nos diagnostiquemos nosotros mismos, y el tema es que la depresión no es sentirse triste y ya, así que para entenderla mejor quiero comenzar diciendo que abarca muchos elementos, por eso veamos cuáles son las características que están presente, para que un psicólogo o psiquiatra, pueda diagnosticar a alguien con depresión.

La depresión es un estado de tristeza constante que no aminora con el paso del tiempo, sino todo lo contrario, permanece y se va apoderando del paciente hasta drenarlo de emociones. 

Si bien todos podemos sentirnos triste de vez en cuando, la depresión clínica dura meses, incluso años, e interfiere directamente con el desenvolvimiento normal de la vida del paciente.

 

¿Cómo saber si se sufre de depresión?

Es importante resaltar que la depresión, como trastorno emocional, debe ser diagnosticada y tratada por un profesional de la salud. Sin embargo, podemos señalar algunos indicadores que pueden funcionar como señales de alerta para así buscar la ayuda necesaria.

A continuación te quiero exponer algunos puntos que nos pueden indicar si estamos sufriendo de depresión, incluso son síntomas de los que podemos estar alerta con nuestros familiares y amigos, ya que al momento de luchar con la depresión, debemos apoyarnos unos a otros. 

Si algunos de los siguientes síntomas son manifestados por un período de tiempo superior a dos semanas, es crucial buscar ayuda profesional, ya que es una clara señal de presencia de depresión.

 

  1. Estado constante de tristeza o melancolía.

    Como hemos hablado anteriormente, es cierto que todos somos susceptibles a sentir tristeza de vez en cuando, pero cuando esta sensación es constante, se presenta todos los días, e impide el desenvolvimiento de la vida regular, es una clara señal de alarma.
     

  2. Cero interés.

    Si la persona pierde el interés por sus actividades diarias y aquello que antes le producía satisfacción ahora lo deja indiferente, también tenemos una señal clara.
     

  3. Desórdenes alimenticios.

    Ya sea que la persona tenga una exacerbación del apetito y aumente de peso, o si por el contrario, deja de comer y pierde mucho peso, ambos casos son señal de alarma.
     

  4. Alteración del descanso.

    De igual forma que con el apetito, la alteración del descanso puede producrise en las dos formas, ya sea que la persona se pase todo el día durmiendo, o si por el contrario, padece de insomnio.
     

  5. Problemas de movilidad.

    Muchas personas sufren te alteración motora cuando tienen depresión, ya sea que estén agitadas sin razón, o que tengan algún retraso psicomotor.
     

  6. Cero energía.

    Una característica importante de una persona que sufre depresión es que se siente totalmente drenada de energía, está fatigada sin razón y no tiene ánimos de nada.
     

  7. Problemas de concentración.

    Cuando se sufre de depresión es complejo concentrarse, más bien todo lo contrario, la persona está desenfocada, dispersa e incluso disminuye su capacidad para razonar, analizar, y pensar.
     

  8. Negatividad.

    Una persona que sufre de depresión se verá abrumada por pensamientos y sentimientos negativos, se sentirá inútil, con complejos de culpabilidad y con ideas recurrentes sobre el suicidio o la muerte.

 

Si sientes que tienes alguno de estos indicadores, o los adviertes en algún ser querido, lo más recomendable es buscar ayuda profesional inmediata ya que esto hará la diferencia entre una vida en penumbras o el camino hacia el bienestar.

La depresión puede transformarse en un monstruo espantoso pero con el apoyo adecuado, todos somos capaces de vencer las sombras.

No tienes que afrontar tu depresión solo.
Comienza a mejorar tu depresión junto con un psicólogo online.

¿Cómo se trata la depresión en terapia?

La depresión, como otros trastornos emocionales, se trata en terapia con un profesional de la salud, ya sea un psicólogo o un psiquiatra, según lo que necesite cada paciente. Sin embargo, antes de entender los posibles tratamientos para la depresión, quisiera que hablemos un poco sobre las causas que pueden desencadenar un trastorno depresivo.

 

¿Cuáles son las causas de la depresión?

Realmente las causas de la depresión pueden ser muy variadas. Algunas personas tienen una susceptibilidad bioquímica que los vuelve vulnerables ante este trastorno emocional, esto se refiere a los altos niveles de la hormona cortisol que actúa sobre el cerebro de manera exacerbada, y regularmente se relaciona a entornos familiares conflictivos, con panoramas intrínsecamente tristes, y padres de comportamiento negativo. 

Crecer en un entorno que no es enriquecedor, empuja al niño a un desenvolvimiento melancólico que va a repercutir en su desarrollo emocional. 

Una característica relevante es que las personas con familiares directos que hayan experimentado depresión, tienen el doble de posibilidades de desarrollar este trastorno, al menos en comparación con el resto de la población . 

Además del entorno familiar, la pérdida de un ser querido es otro factor que desencadena una depresión. Cuando son tan profundas, las pérdidas emocionales provocan cambios bioquímicos en el cerebro que van empujando a la persona a un cuadro depresivo. 

Todo proceso de duelo implica una pérdida, y como hemos conversado, la pérdida física de un ser querido es una de las formas más regulares de duelo, pero también puede deberse a la pérdida de un trabajo, una mudanza, la pérdida de estabilidad, el fin de un matrimonio, la ida de casa de los hijos, sólo por mencionar algunos ejemplos de las situaciones que ponen las emociones en jaque, y por lo cual es crucial contar con apoyo profesional, ya que no siempre sabemos cómo adaptarnos a los cambios, y este malestar, si no se trata, muy seguramente desencadene una depresión.

El desarrollo de la depresión se debe a diversos factores, y es sumamente importante entender en cada paciente qué le ha provocado este cuadro, para así elegir el mejor tratamiento.

Es crucial resaltar que sea cual sea la causa, si el trastorno depresivo no se trata de manera adecuada y consecuente, la persona podrá enfrentarse a consecuencias devastadoras e incluso puede desarrollar alguna enfermedad crónica con el paso del tiempo.

 

¿Cómo se puede tratar la depresión?

Ahora bien, para abordar o tratar  la depresión debemos tener en cuenta que la eficacia para la mayoría de las personas con depresión proviene de la constancia en el tratamiento. 

Cuando una persona sufre depresión, su entorno juega un papel fundamental ya que es necesario el cariño y comprensión de familiares, amigos y allegados, deben apoyarla proponiendo conversaciones sanas y seguras, sugiriendo actividades, nada debe ser impuesto, pero sobretodo, motivarla para que pueda seguir el tratamiento hasta el final.

De igual forma el paciente debe contribuir armándose de paciencia y estar dispuesto a recorrer su propio camino hacia la sanación. 

La depresión tiene dos tratamientos fundamentales, la psicoterapia y el farmacológico., sin embargo, pueden variar según el caso particular de cada persona,

A pesar que no todos los tratamientos depresivos son medicados, si es importante que lleven consigo el acompañamiento psicoterapéutico, en donde se podrán abordar distintos temas que hacen que la depresión siga instaurada.

 

¿Cómo ayuda la psicoterapia?

Veamos cómo apoya la psicoterapia a las personas que están transitando por un trastorno depresivo:

  • Ayuda a una expresión emocional consciente.

  • Ofrece herramientas para aprender a adaptarse ante los cambios, las dificultades y las crisis que cada persona pueda experimentar.

  • Te guía a identificar todas aquellas creencias y aptitudes negativas que te retrasan en alcanzar la sanación, y te ayuda a transformarlas en procesos saludables y positivos.

  • Te acompaña a analizar tus relaciones interpersonales para cortar las que sean tóxicas y revalorizar las positivas. Esto también funciona para propiciar interacciones con otras personas que sean positivas desde el comienzo.

  • Aprender a solucionar conflictos.

  • Recuperar la sensación de plenitud y felicidad en tu vida.

  • Te enseña a fijar metas reales, acordes a cada etapa de tu vida.

  • Recuperar el control sobre tus emociones y tu vida.

  • Aprender a aceptar las emociones negativas y cómo lidiar con ellas.

Como les expreso a mis pacientes luego de una primera sesión, la psicoterapia no es mágica ni es una “varita de hada madrina” o una lámpara para cumplir deseos, implica compromiso individual y también de rescatar los factores protectores que tenemos al lado y que muchas veces no nos damos cuenta; parte de esos factores son figuras de apoyo, habilidades, destrezas y aspectos de tu vida que vamos a revelar para que podamos surgir y superar este episodio de tu vida.

Para finalizar, te menciono una frase de Dorothy Rowe, la cual fue una psicóloga especialista en el área de la depresión, que la describía como “una prisión en la cual el prisionero es al mismo tiempo el carcelero”, en esta frase se aborda la enfermedad desde una perspectiva totalmente individual de la persona que lo sufre, por eso es importante ser consientes por el momento que se está pasando y buscar apoyo psicológico a tiempo.

Me voy a permitir agregarle algo más a la frase de Dorothy Rowe: “muchas veces hay alguien que tiene copia de la llave de esa prisión, no solo tú” y es aquí cuando entran tus redes y la manera en que el otro está presente en tu vida, por eso cada caso es individual y debe evaluarse según sus características particulares.

Las herramientas para salir de esa prisión llamada depresión, están a tu alcance, sólo necesitas ser constante. Anímate a dar el primer paso y comienza tu camino hacia la sanación.

Nadie merece vivir enjaulado, ni siquiera en sus propias emociones.

Para recibir apoyo personalizado
Habla con un profesional hoy.