¿Cómo prevenir la obesidad en nuestros niños?

El mundo entero está en estado de alarma por el aumento del número de niños con sobrepeso y obesidad, se sabe que estos son los causantes de enfermedades crónicas que ponen en peligro la salud, y los niños no están exentas a ellas. El bienestar comienza por una nutrición adecuada pero ¿como ayudar a nuestros niños para evitar el sobrepeso y la obesidad?

offline

¿Qué es la obesidad infantil?

La obesidad infantil ocurre cuando un niño presenta una cantidad significativa de peso fuera de sus propios patrones regulares, pero ¿cómo saber diferenciar entre sobrepeso u obesidad?

Cada persona tiene un patrón de peso regular que corresponde a su altura y masa muscular, y aunque estas cifras deben ser examinadas por un nutricionista, sí es posible tener una idea general para poder estar pendiente de nuestro peso y en especial, el peso de nuestros niños.

  • Tener 10 kgs de más se considera sobrepeso.
  • Tener 25 kgs de más se considera obesidad.
  • Tener 45 kgs de más se considera obesidad mórbida.

 

De acuerdo con los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 1990 había un estimado de 32 millones de niños de 0-5 años con sobrepeso u obesidad y para el año 2016 ese número ascendió a 41 millones.

A pesar de conocer todos los riesgos que significa vivir con obesidad, la verdad es que las sociedades están lejos de adoptar medidas reales para prevenir este trastorno.

Si bien debemos fomentar una autoestima saludable, respetar todos los cuerpos y entender que cada persona es distinta, tampoco debemos romantizar la obesidad. Es sumamente difícil vivir con obesidad, desenvolverse en el día a día es todo un reto, cada pequeña actividad se hace más compleja de lo normal, todo va empeorando y perdemos el control de nuestro cuerpo, nuestra vida.

Con los niños ocurre igual. Si un niño tiene obesidad es como si llevara a cuestas una condena que lo aleja del bienestar físico y emocional.

Es preferible que hablemos francamente, la obesidad es un problema que debemos manejar con ayuda de diversos profesionales de la salud, un médico, un nutricionista y un psicólogo. La obesidad puede tener raíces profundas en el inconsciente, y a su vez, puede dejar secuelas emocionales muy dolorosas.

Aún existe la creencia que un bebé gordito es un bebé sano. Lamentablemente no existe nada más alejado de la realidad: el sobrepeso y la obesidad infantil se asocia con complicaciones que aparecen prematuramente en nuestros niños, como las cardiopatías, la Resistencia a la insulina y la subsecuente diabetes mellitus, enfermedades articulares, ciertos tipos de cáncer y hasta discapacidad.

La buena noticia es que el sobrepeso y la obesidad infantil son prevenibles, y aún mejor, son tratables.

De la mano con profesionales de la salud, compromiso y unos buenos cambios de hábitos, es posible realizar la transformación necesaria para recuperar la salud de tus niños y asegurarles una vida plena y saludable.

Para recibir apoyo personalizado
Habla con un profesional hoy.

¿Cómo prevenir la obesidad infantil?

Para prevenir la obesidad infantil y ofrecerles una vida saludable a nuestros niños, debemos empezar por comprender cuáles son las posibles causas de la obesidad.

Ciertamente cada familia es distinta y todas las personas tienen sus propias particularidades, pero sí es posible identificar, al menos a grandes rasgos, las causas que pueden ser las causas de la obesidad infantil.

Las causas que pueden contribuir con el sobrepeso y obesidad infantil son múltiples:  

  • La presencia de diabetes gestacional.
  • La elección de alimentos repletos de grasas, azúcar y/o sal.
  • La disponibilidad limitada a alimentos saludables.
  • Falta de ejercicio.
  • Sedentarismo.
  • Estilos de vida familiares que no faciliten la práctica de actividad física en nuestros niños.

 

¿Cómo puedo prevenir la obesidad en mis niños?

Para prevenir la obesidad infantil es crucial apoyarnos en dos pilares fundamentales: la información, facilitación y educación a los padres y familiares, y la prevención. Educar y prevenir para promover la salud física y emocional.

Es crucial generar hábitos positivos desde los primeros pasos que den nuestros niños en esta vida, desde sus primeros meses de existencia, para que lo hagan parte de su desarrollo, así evitamos las confusiones y errores al momento de alimentarse, la nutrición debe ser una fuente de bienestar, no un tormento.

Si el sobrepeso se presenta desde la infancia, lamentablemente es muy probable que sea un problema que lo acompañe por el resto de su vida.

 

Algunas recomendaciones para prevenir la obesidad infantil

Tomando en cuenta que es vital prevenir la obesidad desde que nuestro hijo es apenas un bebé, puedo ofrecer unas recomendaciones generales:

  • La lactancia natural debe ser la primera opción.
  • Prolongar la lactancia materna hasta los 2 ó 3 años de vida, no sólo los primeros seis meses.
  • Propiciar un ritual saludable al momento de comer: en familia, con calma, sin pantallas.
  • Los padres o tutores deben darle el ejemplo a los más pequeños, y esto se hace con la acción, comiendo saludable.
  • Cuidar que el entorno de los niños sea saludable y propicia hábitos positivos.
  • Comer frutas y verduras en cada comida que se realice al día.
  • La comida saludable debe ser accesible y estar siempre a la vista.
  • Cuidar las porciones, deben ser proporcionadas según la edad, tamaño y actividad física que realice el niño.
  • Los platos de los niños deben ser más pequeños que los de los adultos.
  • Planificar las comidas, programar las comidas con varios días de antelación.
  • Hacer la lista de la compra del supermercado con tiempo y de manera calmada. Cuando vamos al supermercado con hambre y apurados, llenamos el carrito con comida poco saludable.
  • No tener en la casa dulces, ni papas fritas, ni gaseosas, ni caramelos, ni lácteos, ni ningún tipo de comida procesada. Los alimentos deben ser siempre saludables.
  • Toda la familia debe seguir los patrones saludables, ya que, si sólo el niño con sobrepeso es el que lleva una nutrición cuidada, muy probablemente lo sentirá como un castigo y termine fracasando.
  • La actividad física debe ser parte de la rutina diaria. Pueden probar ir al colegio caminando, o en bicicleta, jugar en el parque, ir de paseo y excursiones.
  • Inscribir al niño en actividades deportivas de su gusto.

 

Es necesario adoptar hábitos positivos, más que un régimen alimenticio, o una dieta, es importante adoptar un estilo de vida saludable.

También puedo ofrecerles una manera sencilla de ayudar a prevenir la obesidad infantil, implementando cuatro reglas facilitas.

La clave 5-2-1-0 es una iniciativa educativa para promover estilos de vida saludable en nuestros niños:

  • 5 porciones de frutas y vegetales al día en conjunto. Un aporte suficiente de frutas y vegetales contribuye con el mantenimiento de un peso saludable. Disminuye el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, cáncer o diabetes.
     
  • 2 son las horas que máximo deben pasar nuestros niños frente a pantallas como tv, tableta, teléfonos inteligentes o vídeo juegos. Mientras más horas se pasan frente a las pantallas más sedentarismo se promueve. Aparte de promover el sobrepeso y la obesidad, se sabe del efecto que tienen largas jornadas frente a pantallas y el desarrollo cognitivo de nuestros niños.
     
  • 1 debe ser la hora (60 min) dedicada a la práctica de actividades físicas al día. La clave con nuestros niños es la diversión. Fomentar que nuestros hijos practiquen algún deporte le puede ofrecer múltiples beneficios, no sólo en el aspecto físico, sino cognitivo y social.
     
  • 0 la cantidad de bebidas azucaradas que le ofrecemos a nuestros niños, incluyendo leches saborizadas, yogures azucarados, gaseosas, jueguitos envasados, avenitas envasadas, etc.

 

Aplicando esta sencilla metodología podrás ofrecerla a tus hijos, y a tu familia, un estilo de vida saludable y con bienestar.

La nutrición debe ser un aliado en nuestra vida, no un tormento. Si no nos alimentamos bien podemos incluso estar intoxicados sin saberlo, y provocarnos enfermedades crónicas que sin lugar a duda pondrán en riesgo tu vida y la de tu familia.

El apoyo personalizado de un nutricionista es de vital importancia ya que te dará las herramientas para afrontar esta situación y poder transformarla

También es recomendable buscar apoyo emocional por parte de un profesional, tanto para ti como padre, como para los niños que presenten obesidad. Su autoestima debe mantenerse bien alimentada, así como su cuerpo, para poder adoptar los cambios que harán su vida plena.

La obesidad no define a tu hijo, ni a tu familia. Una vida plena y saludable sí es posible.

Comienza ya. Encuentra el (psicólogo/coach/nutricionista) online ideal para ti.
Cuida de tu salud con Opción YO