¿Puedo mejorar mi ansiedad al pertenecer a un grupo de apoyo?

Sí, definitivamente, en un grupo se pueden compartir los conflictos propios, en especial aquellos que producen ansiedad, ya que un espacio grupal permite estar “aquí y ahora” de forma concreta. Se encuentran pares que atraviesan por afectos similares y poder intercambiar opiniones y recibir de otro su punto de vista, son cosas generadoras de cambio y flexibilización de roles en la vida cotidiana.

offline

¿Cómo sé si será útil para mí asistir a un Grupo de Apoyo?

Siempre hay un eco de mi padecimiento en el padecer ajeno. Es así como esta ajenidad se entrelaza con lo propio y muchos ajenos dejamos de serlo y hacemos red…red en la que podemos dejarnos caer sin miedo. Esa es la terapia grupal.

La ansiedad es un padecimiento de época. Vivimos de forma acelerada, donde casi todo tiene que estar listo para ayer y nos desdoblamos en múltiples actividades en nuestra vida cotidiana, tanto en el hogar como en el trabajo. 

La ansiedad es un conjunto de emociones, sensaciones y muchas veces, pensamientos evocativos, que interfiere con la vida de cualquier persona que la padece. Es un estar anticipatorio que no permite transitar en foco lo que está entre manos, no nos permite concentrarnos en el aquí y el ahora de nuestro estar.

 

¿Qué síntomas produce la ansiedad?

 

  • Inquietud (muchas veces hasta física).

  • Impaciencia.

  • Irritabilidad.

  • Tensión muscular.

  • Fatigabilidad.

  • Dificultad de concentración.

  • Alteraciones del sueño y la alimentación. 

 

Para asistir a un grupo de apoyo no hay contraindicaciones generales. Todos pueden hacer terapia grupal. Si hay contraindicaciones específicas como un duelo reciente, una depresión mayor o características psicopáticas o borderline, esta última según el grado de impulsividad, se analiza caso por caso.

 

¿Qué criterios debo cumplir para participar en un Grupo de Apoyo?

 

  • Poder escuchar.

  • No mostrar hostilidad hacia la idea de trabajar en grupo (puede manifestar temor, temor a lo desconocido, a hablar en grupo, a contar “sus” cosas frente a otros, a aburrirse, a pasarla mal, etc) pero no rechazo.

  • Poder atender y mantener la atención.

  • Mínima capacidad de tolerancia y de frustración.

  • Capacidad e interés en la reflexión.

 

Si no es tratada, la ansiedad puede convertirse en un monstruo que terminará dominando tu vida, no tienes que enfrentar esto solo, encuentra el apoyo que necesitas y recupera el control.

¿Necesitas hablar con alguien?
Conéctate HOY con un profesional online.

¿Cómo funcionan los Grupos de Apoyo?

Los Grupos de Apoyo reúnen a varias personas que aunque puedan parecer diferentes, se encuentran enfrentando situaciones similares, como la lucha ante una enfermedad, un duelo, trastornos emocionales como depresión o ansiedad, e incluso el camino de liberarse de las adicciones.

Cuando nos enfrentamos a situaciones tan delicadas y complejas, es muy común sentirse aislado, abandonado y sin entendimiento por parte de las personas que nos rodean, y he ahí el poder principal de los grupos de apoyo, ya que se exponen las emociones en un espacio seguro y moderado por un profesional de la salud, donde lo que más abunda es la empatía, la contención y comprensión. 

Al expresar nuestras emociones y experiencias con personas que están experimentando lo mismo es una mayor oportunidad depara accionar cambios que solos no podemos hacer, y en una terapia bipersonal muchas veces lleva más tiempo. 

Mucha gente se pregunta, ¿cómo haré para hablar de mis emociones frente a un grupo? ¿Me dará tiempo? Y aunque las respuestas pueden varias dependiendo de cada caso, una constante es que cuando comienzas a soltarte y hablar, se te irá haciendo mucho más fácil seguir y drenar tus pensamientos. Hablar es compartir y así se va aligerando el peso sobre tus hombros.

A veces escuchar el padecimiento del otro es suficiente para aliviarnos aunque no hablemos de nosotros, y dar una caricia con una palabra a otro, sin hablar de lo propio, también nos alivia. Nuevamente, es un interjuego sanador, en un ámbito cuidado, diferente de cualquier ámbito por el que se transita día a día.

 

¿Escuchar a otras personas sufrir de ansiedad es beneficioso para mi?

Sí, escuchar a otros puede ser muy beneficioso, en primer lugar para no sentir que somos los únicos que tenemos el problema, ya eso solo es bastante. En segundo lugar, independientemente de los motivos que pueden producir ansiedad, los participantes van tomando nota y cuentan que lo que los une durante la terapia grupal, ese espacio y tiempo semanal, es el padecer algo que los hacía sentir excluídos de la vida social, de la posibilidad de generarla, que los mantenía imbuídos en su rumiación sin encontrar la salida, con la dosis de angustia que esto provoca. 

Se puede escuchar la ansiedad de un padre o una madre por saber qué pasa con su hijo adolescente cuando sale, o por algún problema que esté pasando, o a un soltero en busca de su pareja, a un joven que no consigue trabajo, o a una persona mayor que acaba de jubilarse. Pueden compartir su ansiedad el emigrado lejos de su patria o el que quiere salir de su país y no puede, o no sabe cómo empezar a hacerlo. Alguien que no encuentra la salida de su pareja y quien no sabe cómo empezar la nueva relación para no repetir antiguos fracasos. En fin, son múltiples las problemáticas. 

Lo que tienen todos en común, paradójicamente, no es la ansiedad en sí como conjunto de síntomas, sino que tienen únicamente la propia mirada sobre su sufrimiento. El grupo amplía esta mirada, da nuevos y variados sentidos a ese sentido único que cada uno construía hasta llegar al grupo. 

El grupo funciona como una caja de resonancia, donde los participantes, más la intervención del profesional, facilitan el trabajo individual, el trabajo propio sobre la problemática que trae, poniéndole de relieve a cada participante que no existe una perspectiva única sobre lo que le pasa. Se construyen nuevas versiones permanentemente. 

Se trabaja con la creatividad como soporte de propuestas grupales para la producción de nuevos sentidos al sentido único traído por el paciente.

En nuestro desarrollo psíquico, las interacciones personales son protagonistas desde que nacemos. Es así como cada uno adquiere una modalidad vincular desde pequeño que muchas veces sigue una inercia de funcionamiento en los ámbitos sociales donde nos desarrollamos. 

En este sentido la terapia grupal apunta justamente a esta vincularidad que se pone en juego, se transfiere al espacio terapéutico grupal, sorprendiendo a quienes creían haber mejorado lo vivido familiarmente, o a quienes tienen conciencia de querer salir de esa prisión histórica familiar y no pueden. 

Ambas situaciones pudieron ser el mar de fondo que sin saberlo, producía la ansiedad actual por la que consultan.

 

¿En qué me beneficia participar en un Grupo de Apoyo?

Los Grupos de Apoyo ofrecen un espacio seguro para expresar, entender y trabajar nuestras emociones, pensamientos y experiencias, lo cual ayuda a todos los participantes a encontrar nuevas formas para enfrentar sus propias dificultades, les ofrece nuevas herramientas y estrategias, así que abren nuevos caminos de accionar para que puedan seguir adelante y sanar.

Trabajando en conjunto, los participantes encuentran consuelo, y ese es el primer paso para poder salir adelante y comenzar el proceso de aprendizaje. 

Todos somos susceptibles de sufrir algún trastorno emocional en algún momento, ya sea ansiedad o depresión, o incluso ambos, la respuesta debe ser la acción, no hay por qué esperar hasta estar sumido en un quiebre emocional para buscar ayuda.

Los trastornos emocionales pueden transformarse en un verdadero tormento si no se trabajan de la mano con un profesional de la salud, y al participar en un Grupo de Apoyo no sólo encontrarás la sanación que tanto necesitas, sino que también podrás ofrecerle consuelo a personas que están pasando exactamente por lo mismo que tú.

Para recibir apoyo personalizado
Habla con un profesional hoy.