¿Cómo se puede trabajar en terapia la añoranza del migrante?

Cuando una persona o grupo se plantea salir de su lugar de origen, atraviesa un proceso natural de duelo, en donde todo se extraña, porque los choques culturales son muy fuertes, los ritmos de vida, e incluso el clima, y esta añoranza del migrante debe ir acompañada por un proceso terapéutico profesional. Como todo duelo, debe trabajarse de manera adecuada.

offline

¿Qué es el duelo por migración?

Migrar implica movernos de nuestro lugar de origen a otra dirección, a otro destino. 

Pueden haber muchas razones para que una persona, o un grupo familiar, decida migrar, económicas, políticas, estudio, trabajo, amor, guerras, etc. Es una situación intrínsecamente compleja, porque conlleva desprenderse de muchas cosas y enfrentarse a lo desconocido. Es un gran reto. 

¿Que es el duelo?

El duelo es comunmente entendido como el proceso que atravesamos por la pérdida de un ser querido, pero en realidad, el duelo es todo proceso que entrañe una pérdida. Se refiere a la respuesta emocional que cada persona tiene ante las pérdidas.

No debe confundirse con el luto, que es un proceso de adaptación después de que ocurra alguna pérdida.

El duelo se ve influenciado por factores sociales, como la cultura y al religión.

Sin embargo, el duelo por migración es es diferente a otros, y se divide en 3 etapas: 

  • La etapa preparatoria. 

Cuando comenzamos los preparativos para emigrar al nuevo país, la despedida de nuestros seres queridos, de la casa, de los lugares frecuentados, etc. Aquí hay una mezcla de sentimientos, tristeza por lo que se deja y alegría junto con esperanza, por lo que vendrá.

  • La etapa de asentamiento. 

Al comienzo de esto puede darse un proceso de sobre adaptación, que tiene que ver con cierta idealización del nuevo lugar. Poco a poco nuestros ojos empiezan a observar con criterio más de realidad .  

Comenzamos a examinar con qué herramientas internas contamos para afrontar la nueva vida, teniendo en cuenta que ya no poseemos la red de contención emocional que teníamos. Esto despierta sentimientos de soledad, añoranza, tristeza, miedo a lo desconocido. Surge una especie de montaña rusa de emociones, donde hay días que uno se quiere comer al mundo y otros que tomaría el primer avión de regreso. 

  • Fase de adaptación. 

Acepto lo que tengo. Vivo el presente. Busco mis propias fortalezas para lograr la integración plena a una sociedad diferente. Sin perder de vista que es inevitable vivenciar cierto choque cultural, que hace a las diferencias de comidas, clima, costumbres, olores, ruidos, referentes culturales.

El ser humano tiene una gran capacidad de adaptación, de resiliencia, muchas veces superior a lo que creemos, y solo cuando salimos de la zona de confort logramos poner en marcha estos recursos. 

Disfrutar de las cosas pequeñas que se van descubriendo y entablar relaciones afectivas con personas o grupos, son elementos determinantes para el éxito en la integración a una nueva realidad. Tener en cuenta que el aislamiento es uno de los principales factores de riesgo para la salud mental. 

Migrar es una decisión difícil y llevarla a cabo puede resultar desgarradora, no permitas que los sentimientos te abrumen, busca el apoyo que necesitas para poder sobreponerte y salir adelante. Estás muy cerca de cumplir tus sueños.

Para recibir apoyo personalizado
Habla con un profesional hoy.

¿Cómo se pueden trabajar los duelos en terapia?

La terapia es una excelente forma para trabajar los duelos y sanar.

Todos necesitamos hacer terapia, ya sea que necesitemos apoyo para afrontar una crisis, o por manejar cosas más sencillas y cotidianas, pero si estamos atravesando un duelo, es vital.

La desolación que se siente al atravesar las pérdidas puede ser totalmente abrumadora y conducirnos a trastornos emocionales mucho más graves.

¿Cuáles son los síntomas de un duelo migratorio?

  • Tristeza.
  • Sentimiento de fracaso.
  • Llanto constante.
  • Sentimiento de culpa.
  • Tensión, nerviosismo.
  • Estrés.
  • Irritabilidad.
  • Preocupaciones recurrentes.
  • Insomnio.
  • Dolores de cabeza.
  • Fatiga.
  • Ansiedad.
  • Depresión.

¿Cómo afrontar esto sin que cause estragos en nuestra emocionalidad?

Migrar significa muchas cosas, para algunos es un sueño, el amhelo de esyudiar en otro país, de experimentar nuevas culturas o formalizar una relación que hasta entonces se mantenía a distancia, y para otros incluso es una necesidad de la cual depende su futuro, o el de su familia. 

Lo cierto es que migrar entreña sacrificios muy profundos. Normalmente viene de una planificación milimétrica, de mucho esfuerzo y apoyo de familiares y amigos, pero todo valdrá la pena cuando estés comenzando una nueva vida.

Es crucial evitar la tristeza profunda, la ansiedad y el sentimiento de fracaso en el proceso migratorio, pero ¿cómo lograrlo?

  • En primer lugar, siendo flexibles, no aferrarnos a nuestras creencias, sino que esforzarnos para armonizar con el entorno. Empatizar con la nueva cultura, aceptar y aprender nuevas costumbres, modismos, que al comienzo pueden ser muy extraños y con el paso del tiempo se van incorporando a nuestra vida cotidiana.
  • Estar presentes en el aquí y ahora de la nueva vida, no permanecer añorando lo que se dejó, esto solo alimenta la tristeza. Estar físicamente en un país, pero mentalmente en otro es un detonante para que se desaten emociones no deseadas, como angustia, irritabilidad, disconformidad.
  • Las decisiones que tomamos en determinado momento de la vida no están escritas sobre piedra. Aunque tengas un plan, una hoja de ruta, eso puede variar en el camino si por algún motivo sientes que eso funciona, no lo vivas como un fracaso, sino tómalo como una experiencia más. La incertidumbre es parte de la vida, es imposible anticiparse a todos los escenarios.
  • No refugiarse en la queja, sino en las cosas positivas de tu alrededor.

Migrar implica entender que se tienen que hacer equilibrios ente las distintas culturasy movilizar los recursos emocionales para preservar la identidad y proteger la autoestima.

Toda crisis implica un desafío psicológico y los obstáculos que enfrentan los migrantes, ponen a prueba sus capacidades emocionales, lo que determinará si su aventura podrá transformar la crisis en una oportunidad.

¿Qué implica elaborar un duelo migratorio?

No se trata de que un día mágicamente se deje de añorar el país de origen, sino de ser conscientes de las cosas a las que hemos renunciado por vivir en otro país, y las que hemos ganado con ello. Aceptar que podemos sentirnos triste en certas ocasiones, pero sin que ello nos impida construir un proyecto de vida en el lugar que decidimos quedarnos. 

 ¿Cómo saber si necesito terapia?

La terapia es un proceso sumamente beneficioso ya que nos ofrece herramientas para trabajar nuestras emociones, en cualquiera de las etapas de nuestra vida, y así evitar que desarrollemos conflictos emocionales más complejos. Sin embargo, si nos encontramos atravesando una crisis emocional. la ayuda psicológica es crucial.

Todos nos sentimos triste alguna vez pero si esta tristeza no cede sino que más bien se prolonga en el tiempo, y nos impide realizar nuestras actividades diarias, estamos ante una señal de alarma y es necesario buscar ayuda profesional lo antes posible.

¿Cómo ayuda la terapia?

Como todo proceso de duelo entraña una pérdida, debe respetarse cada etapa y vivir el luto correspondiente. Este proceso supone emociones muy fuertes que nos suelen colocar en lugares oscuros, por lo cual es necesario contar con ayuda profesional.

Si el proceso de duelo no se trata de manera adecuada, se puede desencadenar trastornos emocionales como ansiedad o depresión.

Un psicólogo nos ofrece un apoyo personalizado para poder atravesar estas situaciones de pérdida y lograr sanar.

  • Es un espacio seguro para compartir pensamientos y sentimientos en torno al proceso de migración.
  • Nos permite dialogar sobre las circunstancias alrededor de la migración.
  • Coloca el foco en la resolución de los problemas cotidianos.
  • Ayuda a poder readaptarse.
  • Apoya al paciente para que proyecte su futuro.
  • Facilita que poco a poco se retomen las actividades satisfactorias.

El terapeuta puede proponer realizar distintos ejercicios y actividades para propiciar la sanación del proceso de duelo.

Atiende tus emociones ahora, no esperes a encontrarte sumido en el oscuro foso de la depresión. Aceptar y trabajar tus emociones requiere de un espacio seguro y de un profesional de la salud que se ajuste a tus necesidades personales. 

A veces da miedo cumplir nuestros sueños, pero más miedo da rendirse.

 

Comienza ya. Encuentra el psicólogo online ideal para ti.
Cuida de tus emociones con OpciónYO