¿Cómo influyen los demás en tu proceso de lactancia?

La lactancia materna es crucial para la alimentación de tu bebé, su correcto desarrollo físico y mental, además que establece un vínculo entre ustedes tan fuerte como puro. Sin embargo es posible que los demás influyan en este proceso por eso visualizamos las diferentes posiciones sociales y cómo generan emociones, o maneras de percibir este momento, que es tan importante en la familia.

offline

¿Por qué es importante la lactancia materna?

La lactancia materna es vital para el desarrollo físico y cognitivo de todo bebé, y constituye una parte fundamental de la relación de la madre con su hijo.

¿Qué es la lactancia materna?

Se denomina lactancia materna al proceso en el cual la madre alimenta a su bebé a través de sus senos y con la leche que segrega su propio cuerpo, justo después de producirse el parto. La leche materna debería ser el principal alimento del bebé hasta que cumpla, al menos los dos años.

La leche materna se compone de grasas, proteínas, carbohidratos, vitaminas y minerales, componentes anti-infecciosos y bioactivos.

Desde el momento de su nacimiento, hasta que cumpla 6 meses, el único alimento que debe ingerir el bebé es leche materna. A partir de los 6 meses puede ingerir otros tipos de alimentos, pero nunca dejar de consumir la leche materna, que debe ser de al menos 500 mililitros al día. El bebé deberá tomar la leche materna hasta los 2 años de vida.

¿Cuáles son los beneficios de la leche materna?

  • Las instituciones internaciones de la salud abogan por la lactancia materna y su importancia, apoyados en diversos estudios que demuestran los nutrientes y propiedades que la leche materna le aporta a los bebés para su correcto crecimiento. La leche materna incluso tiene propiedades analgésicas.
  • Hay una relación entre la supervivencia del bebé y la alimentación por medio de lactancia materna, y también en su desarrollo. Los niños que fueron alimentados sólo por leche artificial tienen más probabilidades de desarrollar enfermedades como la celiaquía, diabetes, colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohm. 
  • La madre se ve beneficiada de igual manera ya que al amamantar a su bebé reduce los riesgos de padecer hemorragias post-parto, e incluso de más adelante contraer cáncer de mama o cáncer de ovario.

El proceso de lactancia debe ser prioritario entre los cuidados de tu bebé, ya que protege su salud y su correcto desarrollo, y aunque todavía pueden existir muchos tabúes al respecto, no debes privarte de que tú y tu bebé tengan esta experiencia maravillosa juntos.

La crianza de nuestros hijos a veces puede ser realmente intimidante, no tienes que pasar este proceso tú sola, con el apoyo personalizado de un profesional, tendrás el apoyo emocional que necesitas para salir adelante con tu hijo.

¿Necesitas hablar con alguien?
Conéctate HOY con un profesional online.

¿Cómo influyen los factores externos en tu proceso de lactancia?

La llegada de un bebé es un momento milagroso que llena de felicidad a familiares y amigos.

El nacimiento del bebé implica que muchas personas se involucren y estén con las miradas puestas en ti como mamá, la participación puede ser directa o indirecta, que va desde unas felicitaciones hasta orientaciones específicas de qué o cómo hacer ante una determinada tarea en el cuidado del bebé; por lo que la lactancia es un área que no se escapa de esas intervenciones de los que te rodean.

Hablemos de cómo los demás influyen en tu proceso de lactancia.

Comencemos por la figura paterna, padre o pareja que acompaña la diada madre e hijo, siendo esta figura una parte importante para que la lactancia sea fluida, naturalizada y reconfortante. La contención, el apoyo, cariño y ayuda durante esta etapa genera una mayor conexión y concentración de la madre en el proceso nutritivo del bebé. 

Una pareja que esté presente en el momento de dar pecho también se hace partícipe del apego seguro que se está generando. Si la pareja logra ocuparse de generar los recursos necesarios para el sustento y de realizar otras rutinas que antes eran hechas por la madre, está mostrando interés o empatía, siendo éstos elementos minimizadores de angustia o preocupaciones.

Otras figuras sociales que actúan son las abuelas o abuelos, suegros o suegras, que acompañan a los nuevos padres en el proceso de lactancia, sus posiciones son referencia de aceptación o rechazo. El acercamiento positivo, de apoyo y escucha logra nuevos vínculos y roles validados para la familia, mientras que la recepción de críticas, creencias o desesperanza generan más bien juicios que producen síntomas ansiosos o percepción de minusvalía.

Amistades o familiares que más bien demanden información, afecto y atenciones, logran que durante la lactancia la madre pueda sentir culpa o deseos de no abarcar o responder situaciones sociales o laborales, ya que al principio el conocimiento del nuevo miembro de la familia conlleva un consumo de mayor tiempo, así como energía física y emocional.

Esto quiere decir que el proceso de lactancia no ocurre solo o aislado, intervienen vínculos nuevos, o ya existentes, donde la madre debe lidiar, aprender y manejar estas relaciones, muchas veces generándose alivio y disfrute, pero también sobrecargan o asfixian a esta madre que se está construyendo.

¿Cuáles son los aspectos psicológicos de la lactancia materna?

La lactancia materna crea un poderoso vínculo entre la madre y su bebé, un vínculo que irá creciendo y fortaleciéndose durante los siguientes años, jugando un papel fundamental en el desarrollo de tu bebé.

¿Qué obstáculos enfrenta una madre lactante?

  • Inseguridad de la madre a no poder saber o soportar el proceso.

  • Miedos producidos por experiencias personales.

  • Tabúes sociales.

  • Falta de apoyo por parte de los más allegados a la madre.

Desafortunadamente, los estudios alrededor de las implicaciones psicológicas alrededor de la lactancia materna no son abundantes, hecho que evidencia el desconocimiento y tabú alrededor del tema. Sin embargo, aquellos estudios que sí se han llevado a cabo, evidencian una relación directa entre el bienestar emocional de la madre y la producción de leche materna.

Cuando la madre sufre fatiga, estrés o ansiedad, se puede inhibir la producción de leche materna, por disminución de la hormona prolactina, además que se disparan los niveles de cortisol.

Esto puede generar un bucle desfavorable ya que al no poder amamantar a su bebé, la madre se verá sometida a mayores cargas de estrés y ansiedad, empeorando todo el proceso.

Para revertir este efecto se necesitan varios días trabajando en las emociones de la madre, por lo cual es crucial contar con el apoyo personalizado de un psicólogo.

También es sumamente necesario que el entorno de la madre sea totalmente positivo y los factores que la puedan afectar de manera negativa sean suprimidos de manera inmediata.

Mi recomendación como terapeuta es que visualices los vínculos positivos y nutritivos que te favorecen tranquilidad y bienestar durante esta etapa, además que el conversar sobre tus emociones y pensamientos puede ayudar a lidiar con frustraciones o malestares asociados a este momento de vida. 

Recuerda que la psicoterapia es un recurso que puedes optar y que te generará un espacio lleno de herramientas efectivas en este transitar.

Para recibir apoyo personalizado
Habla con un profesional hoy.