¿Cómo trabajar el Duelo Complicado?

Quizás uno de los miedos que pueden compartir la mayoría de las personas es la de perder a un ser querido, y es que las pérdidas son tan dolorosas que pueden hacernos sentir que nuestra propia vida se termina. Los duelos son procesos muy complejos y suelen necesitar acompañamiento profesional, ya que pueden transformarse en un Duelo Complicado, e incluso, provocar afecciones emocionales más graves

offline

¿En qué consiste el Duelo Complicado?

Al pasar por la experiencia de la pérdida de un ser querido, las personas atraviesan una etapa incapacitante con un promedio de tiempo en el que la tristeza se hace presente para llegar a una renuncia y aceptación de la falta de ese ser querido. 

Toda pérdida produce una tristeza ya que se hace presente una renuncia a una persona que representa un vínculo y apego.  Se hace presente una afectación fluctuante del estado de ánimo, del nivel de activación conductual, y del nivel de funcionalidad levemente, sin relevancia patológica.

En el Duelo complicado los síntomas son más intensos e incapacitantes, descartando siempre la presencia de algún consumo de sustancias o síntoma orgánico. 

La persona que está pasando por el duelo complicado tiene una sensación de vacío y pérdida, su disforia, ese sentimiento de incomodidad e infelicidad, está ligado al recuerdo del ser querido, al mismo tiempo que sus pensamientos giran en función del ser que partió.  

La duración a considerar es que sus síntomas estén presentes mínimo 12 meses desde la fecha de la partida. La presencia de una marcada dificultad de aceptar la muerte de su ser querido, un embotamiento emocional, presencia de rencor y cólera por la pérdida, demandando a las demás personas y si mismo por no haber hecho lo suficiente para evitar la partida.  Se puede ver también una conducta de evitación y negación, presencia casi nula de planes y proyectos hacia el futuro, alejarse de su círculo social, no confiar en nadie, sentirse solo, desapegado y sentir que la vida no tiene sentido, deseando la muerte en muchas veces.

En el duelo complicado está implicado el sentimiento de pérdida del ser querido, pero también incluye una pérdida del apego, haciendo esto más complicado el proceso; el evitamiento y la negación hacen que no enfrentemos y asimilemos este proceso.  Es importante hacer un diagnóstico diferencial y no confundir con un trastorno depresivo mayor y un trastorno de estrés postraumático, ya que sus síntomas podrían llevarnos a una confusión y por ello dar un diagnóstico equivocado.  

Es necesario hacer un análisis tomando como referencia a la presencia de estímulos, ya que la evitación produce una presencia potencial del distrés, aumentando conductas de evitamiento, lo que produce mucha inseguridad, ira, y frustración.

Si no tratamos de manera adecuada un proceso de duelo, puede provocar consecuencias emocionales sumamente complejas, como un cuadro depresivo.

La pérdida de un ser querido es un proceso intrínsecamente doloroso y hasta puede resultar desgarrador, pero no tiene que significar la pérdida de nosotros mismos. El mejor tributo que les podemos rendir es sanar y seguir adelante.

No tienes que afrontar tu duelo solo.
Comienza a mejorar tu duelo junto con un psicólogo online.

¿Qué es lo que más ayuda a las personas a mejorar el duelo complicado?

El abordaje del Duelo Complicado según la Terapia Racional Emotivo Conductual y la Terapia Cognitivo Conductual, consta en la asimilación de la pérdida de un ser querido en las personas que lo están pasando, y trabajar en el reconocimiento y la aceptación de las emociones negativas saludables y no saludables, para así poder pasar de un duelo complicado a un duelo resiliente.

La mejora en las personas con duelo complicado es que llegue a asimilar la pérdida del ser querido, no la aceptación, sino la capacidad de incluirla en su vida y del legado que lo tiene presente.  La aceptación conlleva a llevar el dolor emocional y no ser saludable; pero la asimilación de la pérdida es comprender y hacerla parte de una forma saludable, el amor y legado estará siempre en la persona, sin afectarla en su desempeño a nivel social, profesional, etc.

En el tratamiento para el Duelo Complicado se reduce la evitación por medio de la exposición imaginaria para luego hacer la exposición en vivo, reducir la búsqueda del apego y fomentar los vínculos existentes, aumentando el interés por la ejecución de actividades y metas a futuro.  El uso de tratamientos basados en la evidencia nos dará más seguridad para su éxito.  Abordar temas que no van directamente con el duelo, como actividades que le gustaba hacer; explicar al paciente que no se tratara de olvidar ni que no tratar que no sienta dolor, sino que pueda llegar a convivir con su dolor y su realidad; sino que recordar al fallecido como le hubiese gustado ser recordado. 

Trabajar en un tratamiento en donde se aplique fases que progresivamente el paciente desempeñe de una forma muy activa, con tareas para la casa como el llenado de registros para el monitoreo de su duelo y cómo esta afecta a su desempeño y qué emociones se presente durante esos momentos que viene a su mente recuerdos de sus seres queridos.

La transformación de las conductas evitativas por una conducta de afrontamiento, en la que el dolor será tolerable y no interfiera en sus actividades.

¿Qué ejemplo nos puedes dar, de una persona que con el trabajo contigo, esté manejando mejor su problema?

Un ejemplo que puedo compartir es el de una paciente de 46 años que perdió a su padre, y luego de dos meses perdió a su hermano durante la cuarentena del covid, ella no podía concebir que su hermano joven y sano pudiera irse de forma tan rápida, cosa que era diferente con la muerte de su padre ya que, por su edad, se resignaba perderlo, actitud totalmente diferente con su hermano. 

El vínculo de apego con su hermano era muy fuerte. Vino referida por su suegra, ya que su conducta estaba afectando la relación que tenía con su esposo e hijos. Le dolía mucho no haberse despedido de él. Todo le recordaba a él, pasar por el parque en donde se encontraban para charlas, en la comida que le agradaba y compartían juntos, etc. 

Durante la aplicación del tratamiento, logró entender que su hermano la quería mucho y no le gustaba verla llorar, que sus legado y consejos nunca iba a desaparecer, que el duelo complicado estaba afectando su comportamiento y también en su trabajo, ya que no podía concentrarse, que culpar a los médicos y a ella misma no le podían devolver a su hermano, a cambio de ello, homenajeó a su hermano siguiendo su legado, sus consejos, y saliendo adelante ante todos los obstáculos.  

La paciente antes mencionada pudo lograr asimilar su duelo, cambió el duelo complicado por un duelo resiliente, en el que se incorporó a su trabajo, tuvo una conducta más proactiva y funcional en su entorno familiar, destinó un lugar en su casa para poder relajarse y rezar a su hermano, se perdonó a sí misma el no poder despedirse de él como ella hubiese querido, pero le daba tranquilidad saber que estaba descansando en paz. 

Cada vez que pasaba por el parque se acordaba de los momentos de charla que tenía con el fallecido, y se alegraba saber que, entre los hermanos, ella era su hermana preferida.

¿Qué Tips podrías enumerar que son los que mejor funcionan para el manejo del Duelo Complicado?

  1. Evitar la negación o evitación 

  2. Fomentar y aumentar actividades de restauración y recuperación para sus metas personales

  3. Honrar la memoria del fallecido, como es que a la persona le hubiese gustado ser recordado.

  4. Implementar la psicoeducación

  5. Tener metas concretas basado en sus valores

  6. Efectuar la exposición imaginaria y la exposición en vivo para paulatinamente incorporar todo aquello que ha venido evitando para no sentir el dolor de la pérdida.

  7. Reiniciar las actividades sociales y laborales progresivamente

Es de suma importancia contar con el apoyo de un profesional para que disminuya la conducta disfuncional que tiene frente al duelo complicado, más aún en estos momentos de coyuntura, esta pérdida de un ser querido viene con mucha ansiedad, ira, culpa, miedo y dolor emocional; momentos que nos sentimos frágiles e indefensos ante la pandemia.  El miedo, y la ansiedad nos paraliza sin tener la oportunidad de ver un panorama más amplio y ver los recursos que tenemos para afrontarlas y asimilarlas.

Nancy Cecilia Chu Choy

¿Necesitas hablar con alguien?
Conéctate HOY con un profesional online.