¿Qué debes saber sobre la cirugía bariátrica?

La obesidad es un riesgo a la salud y lamentablemente cada vez más y más personas están sufriendo esta problemática. Por suerte hay aliados que te pueden guiar en este proceso de transformación, como médicos especializados en nutrición y cirujanos expertos que te pueden ofrecer la opción de la cirugía bariátrica, sin embargo, hay que considerar que no existen soluciones mágicas ni atajos.

¿Qué problemas de peso puede ayudar a solucionar la cirugía bariátrica?

La cirugía bariátrica es un método muy eficaz a la hora de perder grandes cantidades de peso. Más allá de los motivos estéticos, que también son respetables, mantener un peso adecuado a la altura de cada persona, es crucial para tener un óptimo estado de salud.

La Organización Mundial de la Salud define la obesidad y la obesidad mórbida como enfermedades crónicas capaces de poner en riesgo tu salud, ya que están asociadas a padecimientos respiratorios, digestivos y cardiovasculares, incrementando la mortalidad. Aunque hay carga genética que puede resultar contraproducente, su origen es multifactorial.

En general la obesidad tiene una causa principal, un desequilibrio entre las calorías que se utilizan y las calorías que son consumidas, pero es más complejo que sólo comer en exceso, hay múltiples factores que se relacionan con la obesidad.

Diversos estudios epidemiológicos han identificado estos distintos factores:

  • La edad. Con el aumento de la edad se reducen las exigencias físicas.

  • Sedentarismo. La vida urbana, la automatización de los trabajos y los transportes de la era moderna son factores que fomentan el sedentarismo.

  • Género. Se suele asociar condiciones como el embarazo, la menopausia y el síndrome de ovario poliquístico, por ejemplo, con el riesgo de tener obesidad. 

  • Alimentación poco saludable. En las últimas décadas ha habido un incremento en la tendencia de ingerir comidas procesadas, alta en grasas, azúcares y sal; así como también existe un abuso de las bebidas carbonatadas y la comida rápida. 

  • Conducta. El tabaquismo e ingesta de alcohol propician la obesidad.

¿Cuáles son los síntomas de la obesidad?

La obesidad produce distintos signos en tu cuerpo, como lo son las estrías, piel más gruesa, oscurecida, edemas y varices. Además del aumento de masa corporal, los síntomas de obesidad son:

  • Sudoración excesiva.

  • Dolor de espalda.

  • Dolor de articulaciones.

  • Problemas para dormir.

  • Ronquidos.

  • Dificultad para respirar.

  • Fatiga.

  • Depresión.

  • Infecciones en los pliegues de la piel.

¿Qué es la cirugía bariátrica?

La cirugía bariátrica es un procedimiento quirúrgico que ofrece solución a problemas de obesidad y obesidad mórbida, especialmente para aquellas personas a las que los métodos convencionales no les han funcionado. 

Sin embargo, no debe verse como una solución mágica; requiere compromiso por parte del paciente para adquirir hábitos más saludables. 

Aunque son intervenciones realizadas a través de laparoscopia, son consideradas procedimientos de cirugía mayor y lo más recomendable es contar con el apoyo de nutricionista, psicólogo, y preparador físico, además de médicos cirujanos expertos.

El principal requisito para ser candidato a una cirugía bariátrica es el compromiso con recuperar el buen estado de salud, la aptitud física y el bienestar emocional. Ciertamente puede parecer un camino complejo, incluso difícil, pero es totalmente realizable con el apoyo de las personas adecuadas.

Eres más que lo que marca la balanza, tu peso no tiene por qué definir tu vida, el cambio sí es posible.

Comienza ya.

Comienza ya. Encuentra el nutricionista online ideal para ti.

Cuida de tu salud con OpciónYO

¿Cuál es el mito Bariátrico?

El coach nutricional de Opción Yo, Gustavo Adolfo Gil García, profundiza sobre este tema cuál es el principal mito bariátrico. 

El principal mito bariátrico es: “después de la cirugía bariátrica nunca más sentiré hambre”, y es falso.

El hambre es un instinto que nos impulsa a cubrir una necesidad fisiológica: la ingesta de alimentos. 

Es decir, necesitamos comer para tener energía, tanto para realizar acciones básicas como respirar y movernos, así como todos los procesos inconscientes o no que nuestro organismo lleva a cabo de manera cotidiana.

Es por esto que hay que diferenciarla del apetito pues tener apetito significa el deseo de comer por  puro placer, aquí entran en juego las emociones pues estimulan la mente con la finalidad de obtener una sensación de saciedad, la presentación de la comida, su aspecto, olores y sabores funcionan como estímulos.

Una vez que te realizan una cirugía bariátrica, vivirás un proceso de adaptación donde con muy pequeñas cantidades te sentirás satisfecho…

¿Y por qué? En el fondo y el cuerpo del estómago se produce una hormona llamada Ghrelina la cual estimula el apetito, actuando a nivel hipotalámico, por lo tanto, está involucrada en el control del balance energético y del peso corporal. 

Pero la mayoría de los pacientes se asustan los primeros días de operados pues sienten el deseo de comer y esto es absolutamente normal, pues estás acostumbrado a consumir los platos de tu preferencia,  preparados a sus gustos, en la cantidad y a la hora que quieren y de repente 24 horas posterior a su cirugía les iniciamos la vía oral con “Tan solo 1 onza (30cc) de agua por hora” lo que francamente es extremadamente muy poco… y lo más duro es que con frecuencia esa cantidad no la toleran, o les produce incómodos gases y en algunos casos hasta desagradables sensaciones… 

Culturalmente es un shock… hasta que se van acostumbrando y se percatan que están full, ya no les cabe más, ya no pueden ingerir ni tan solo un poquito más, se tienen que detener pues sino lo rechazan, es decir, lo podrían vomitar.

Tiempo después y ya en otras etapas de alimentación postbariátrica al tener más desgaste físico, pues ya se han incorporado a sus rutinas diarias e incluso incorporado la práctica de alguna actividad deportiva o recreacional también vuelve aquel temor y se piensa ¿no se supone que no tendría hambre? Y es aquí donde te recomiendo detenerte y poner en práctica lo que llamamos una ingesta consciente.

Hazte estas preguntas: ¿es en realidad hambre? ¿mi organismo necesita este alimento? ¿Estoy ansioso, preocupado, acelerado o simplemente tengo un antojo?

Si tengo más actividades es normal que necesite una ingesta calórica mayor… el detalle está en que éste sea provisto por una comida balanceada, sana, con porciones y preparaciones adecuadas para ti, y sobre todo para la fase postquirúrgica en la cual te encuentres…

Mantenerte de la mano con tu nutriólogo y/o nutricionista para la incorporación de los diferentes alimentos, así como el incremento de tus porciones es muy importante, también con tu psicólogo o terapeuta pues de ahora en adelante debes establecer una relación con tu alimentación, pero esta vez de manera sana. Lo que significan grandes modificaciones conductuales.

Eliminemos viejos paradigmas, el objetivo de comer no es alegrarnos, animarnos, sacarnos de tristeza, melancolías, ni depresiones… es simplemente proveernos de energía y nutrientes necesarios, pero al ser un acto sumamente sensorial lo asociamos a emociones y es aquí donde debemos trabajarlos.

5 tips que debes empezar a practicar si consideras la ruta Bariátrica

  • De la cantidad indicada consume solo lo tolerado, si le queda en el plato y no le cabe, guárdelo y cómalo más tarde.

  • Come despacio, disfruta cada bocado, mastica muy bien, tómate tu tiempo (media hora), en un ambiente cómodo y agradable.

  • No comas y tomes a la vez. Lo mejor es un ratico antes o un buen rato después (de al menos 15 a 20 minutos) y por favor evita el uso de pitillos.

  • Haz de tu comida un acto consciente por lo tanto está presente y atento durante la misma, evita estar viendo Tv, usando la computadora o el celular durante tus comidas.

  • Come en platos pequeños así visualmente te vas acostumbrando a tus nuevas porciones.

Y recuerda, cada persona evoluciona a su propio ritmo, lo importante es mantenerte de la mano de tus profesionales de confianza y ante cualquier duda comunícate con tu equipo.

La obesidad es un malestar que afecta a tu cuerpo y tus emociones, puede incluso provocar depresión y ansiedad, o hasta incrementarlas, transformando todo en un círculo vicioso del cual no te resultará fácil salir. Lo ideal es no esperar a tener niveles de obesidad difíciles de manejar, pero si ya estás ahí, si esa es la situación a la que te enfrentas, recuerda que no tienes que hacerlo solo, no tienes porqué ser algo definitivo, todo lo contrario siempre puedes redireccionar tu vida.

El único requisito es querer hacer tu mundo mejor y comprometerte con ese objetivo.

Comienza ya.

¿Necesitas hablar con alguien?

Conéctate HOY con un profesional online.
El contenido de este artículo refleja las opiniones de su autor, y no reflejan las opiniones de Opción YO. Todo el contenido para uso informativo exclusivamente. No sustituye el asesoramiento, el diagnóstico o el tratamiento de un médico o un profesional de la salud. Nunca ignore los consejos médicos profesionales por algo que ha leído en este sitio. Si cree que puede tener una emergencia médica, contáctese inmediatamente con su médico o con el 911.

Lo más leído


1

¿Cómo trabajar la confianza en la relación de pareja?

Comienza ya.

Comienza ya. Encuentra el nutricionista online ideal para ti.

Cuida de tu salud con OpciónYO

Si estás pensando en hacerte daño a ti mismo o a otras personas, o si sientes que estás pasando por una emergencia no utilices este web site. Comunícate inmediatamente con los servicios de emergencia de tu localidad.