¿Qué ayuda a salir de la depresión?

Mary Carmen Oliveira Diaz

Licenciada en Psicología. Master en Clínica Comunitaria.

Aunque hay varias maneras de luchar contra la depresión, la terapia profesional es la mejor opción. Todos nos sentimos tristes alguna vez, pero si esta tristeza se vuelve cotidiana y nos impide realizar nuestras tareas regulares, podemos presentar depresión, por lo cual debe ser diagnosticada y tratada de la forma correcta. El primer paso es identificarla para poder trabajar nuestras emociones.

¿Que ayuda a salir de la depresión?

Hay distintas maneras de luchar contra la depresión pero la manera más eficaz de hacerlo es con ayuda profesional.

En primer lugar, es importante reconocerla. Reconocer el malestar, la inseguridad, la ansiedad, la tristeza e incluso la irritabilidad que trae consigo la depresión, es el primer paso para comenzar a afrontarla. Seguidamente, aceptar la necesidad de ser ayudado y comprender que en esos avatares de la vida no se está solo, aunque así lo parezca. 

Si sientes que estás luchando contra la depresión, lo más importante es que hagas algo al respecto, la depresión, como un malestar emocional, no se cura sola, todo lo contrario, ya que sólo irá empeorando.

Además de buscar ayuda terapéutica, puedes realizar ciertas actividades para luchar contra la depresión, actividades que resulten estimulantes y positivas, tales como:

 

  • Ejercicio Físico.
    Caminar, trotar, bailar o montar bicicleta, al menos durante 30 minutos al día. Cuando las personas están deprimidas suelen preferir quedarse estáticas, pero debes hacerlo ya que la actividad física genera un cambio positivo en nuestro cuerpo y en nuestro estado de ánimo.
     

  • Cuida tu alimentación.
    Siempre debemos cuidar nuestra alimentación, pero si estamos luchando contra la depresión, es una cuestión crucial. La depresión afecta el apetito, ya sea que nos quite el hambre o todo lo contrario, nos haga comer de manera desbordada. Trata de respetar tus horarios de alimentación y busca ayuda profesional para mantener una buena alimentación.
     

  • Busca una manera de expresar tus emociones.
    Las actividades creativas propician la comunicación y producen una sublimación que puede resultar salvadora. Anímate a pintar, dibujar, cantar, escribir o tocar algún instrumento, incluso si lo haces por primera vez, además de ayudar contra la depresión, podrás descubrir un nuevo talento.
     

  • Trabaja en identificar tus problemas.
    Identificar qué te está haciendo sentir mal es crucial pero ten cuidado de no sobrepensar las cosas, no te ahogues en un vaso de agua, no te hundas más.

 

Toma en cuenta que estos consejos son para llevarse a cabo a la par que vemos a un terapeuta profesional ya que la depresión es un malestar físico y mental tangible, necesita ser tratado de manera adecuada.

La depresión puede ser un monstruo voraz pero no siempre hace ruido, en muchos casos puede pasar desapercibida, por eso es importante estar al tanto de cualquier síntoma que podamos presentar, y acudir con un especialista lo más pronto posible.

Mientras más tiempo dejamos pasar, más grave se va haciendo la situación y nos vamos hundiendo en esa infinita lobreguez. 

La terapia online es una opción eficaz para luchar contra la depresión y finalmente, lograr salir. Aunque te sientas hundido, perdido y abandonado, debes saber que siempre hay esperanza, sólo tienes que dar ese primer paso.

Comienza ya.

¿Necesitas hablar con alguien?

Conéctate HOY con un profesional online.

¿Qué es la depresión?

La depresión es un trastorno mental de tipo afectivo, que tiene que ver con desbalances emocionales e hipertimias hacia el polo de la tristeza o la irritabilidad. Es decir, cuando una persona, sea hombre o mujer (porque ningún sexo está exento de ella) se deprime, puede exhibir un estado de ánimo más triste o más irascible que lo habitual, además de otros signos y síntomas característicos o patognomónicos de este diagnóstico. 

¿Si estoy en un duelo, estoy deprimido?

No necesariamente si se está en un duelo, se está deprimido. Pudieran ser dos entidades nosológicas comórbidas en un tiempo determinado; pero, debe entenderse claramente que el duelo es un proceso cuyas fases engloba la tristeza. Y por su parte, la depresión, es un trastorno, cuyos síntomas pudieran tener (o no) tristeza o llanto fácil, propiamente dicho. 

 

¿Cuándo debo de pedir ayuda profesional? 

A veces, darse cuenta por sí mismo de que se está deprimido no es fácil, ya que con frecuencia, la depresión se puede ir instalando de manera insidiosa y silente, pasando así desapercibida ante los ojos de quien la padece. No obstante, debemos estar atentos a nuestras propias señales, los avisos que emiten nuestro cuerpo y nuestra mente. Pueden enumerarse algunos de ellos: 

  • Desórdenes de alimentación, como estar sin hambre o todo lo contrario,exceso de hambre. 

  • Llorar sin razón.

  • Problemas para dormir, ya sea falta o exceso de sueño.

  • Sentirse sin energía.

  • Sentirse con baja autoestima, inseguridades, miedos. 

  • Problemas para concentrarse.

  • Dificultad para tomar decisiones.

  • Sentir una incertidumbre constante.

Es recomendable también estar atento a los comentarios u observaciones de las personas allegadas, ya que pueden mirar lo que nosotros directamente no vemos.

¿La migración puede ser la causa de mi depresión? 

Sí y no. En primer lugar, debemos cerciorarnos de que aquello de lo que se está hablando, se trata efectivamente de un diagnóstico de depresión. En segundo lugar y a propósito de lo que comentaba unas líneas más arriba, un duelo no necesariamente tiene que ver con un diagnóstico de depresión. 

Un duelo es un proceso que se inicia después de la pérdida real o imaginada de algo. Ese algo puede ser tangible o intangible, por lo que puede tratarse de algo físico o inmaterial. Cuando perdemos ese algo valioso, se inicia aquel proceso, llamado duelo, en el que nuestra mente intenta elaborar y sobreponerse al dolor que la pérdida implica. Así las cosas, la migración es, desde todo punto de vista, un duelo. 

Si bien muchas veces representa ganancias, o mejor dicho, aun representando ganancias, migrar también es perder o dejar atrás algo que era nuestro. Por consiguiente, implicará en algún tenor o medida, el registro de un duelo, en mayor o menor intensidad y asimismo, el registro de algún sentimiento disfórico o triste. 

La migración despierta la tristeza propia del duelo que no tiene que ser en sí misma patológica. No obstante, cuando una persona que migra tiene de base alguna predisposición a deprimirse la migración funge entonces como detonante de aquella patología. 

Desde hace 11 meses atiendo una paciente radicada fuera de su país de origen, quien comenzó, luego de dos años de haber migrado, a experimentar ataques de pánico, miedo a morir, palpitaciones, pecho oprimido, dificultades para dormir y llanto fácil. Hasta la fecha, continuamos viéndonos semanalmente y en la actualidad, es capaz de hacer por sí misma sus propios insights, reconocer cuándo puede sobrevenir algún episodio de ansiedad (ahora ya mucho más espaciados en el tiempo, antes, frecuentísimos). 

Tiene meses durmiendo sin dificultad, tiene meses que no menciona su temor a la muerte y hasta lo recuerda sin la aprehensión de antaño. 

En general, ha sido una paciente que ha evolucionado bastante bien y ha logrado comprender parte de su dinámica intrapsíquica, sus miedos inconscientes, sus fantasías y sus propias características de personalidad. Esto, evidentemente redunda en una mejoría de su estado de ánimo por el empoderamiento que ahora hace de sí misma y de su propio bienestar. 

Sin lugar a dudas la depresión es una enfermedad, pero es absolutamente tratable. Es absolutamente común y debe ser absoluta y urgentemente des-satanizada por la sociedad. 

¿Qué puede hacer una persona para ayudar a un familiar con depresión? 

  • Des-satanizar la enfermedad, es decir, aceptar su incidencia, su existencia y dejar de estigmatizar a quien la padece. Así como el cuerpo se enferma, la mente también lo hace. Forma parte de la humanidad. 

  • Apoyar al familiar identificado o diagnosticado con depresión. En muchas ocasiones, especialmente en contextos de familias disfuncionales, la depresión es la manera más eficaz que tiene el miembro más sano de la familia, de comunicar la toxicidad de su ambiente. La depresión no es un diagnóstico individual. Se le hace a una persona, sí; pero esta persona convive en escenario familiar y muchas veces, éste tiene que ver con aquél. 

  • Proporcionar espacios para el esparcimiento y la dispersión. Recesos. Viajes. Disfrute. 

  • Fomentar hobbies 

  • Comprender sin criticar 

  • Conversar sin herir 

  • Trabajar la asertividad. 

El trabajo terapéutico con un profesional de la salud mental fomenta este tipo de descubrimientos, auto descubrimientos y descubrimientos de las dinámicas familiares. Es importante saber distinguir los roles de cada uno y las responsabilidades de todos sin mezclar entre sí, de manera indiferenciada, los papeles o funciones de cada miembro. 

Desde la consulta psicológica, nos proponemos buscar soluciones juntos, paciente-familia-especialista, que representen una verdadera respuesta a las necesidades de quien requiere y no la exposición pura de conocimientos del que ostenta el saber. 

Se trata de oír, entender integrar y digerir aquel punto ciego que cada uno como ser humano tiene y cada familia como grupo de personas también, para conseguir elevar las tendencias a comunicarnos mejor cada día y favorecer la disminución de los síntomas depresivos. 

Comienza ya.

No tienes que afrontar tu depresión solo.

Comienza a mejorar tu depresión junto con un psicólogo online.